Público
Público

Israel ofrece refrescos y galletas a cambio de una mayor impunidad

El Ejecutivo hebreo permite la entrada a Gaza de algunas bebidas y snacks para intentar aliviar la presión internacional sobre el ataque a la Flotilla

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Israel busca los medios para conseguir más impunidad de la que ya goza. Ante las críticas recibidas los últimos días por el asalto a la Flotilla de la Libertad con ayuda humanitaria para Gaza, el Ejecutivo hebreo ha permitido ocasionalmente, y por primera vez en tres años, la entrada a la franja de productos, hasta ahora prohibidos, como refrescos, mermelada, zumos y dulces. según ha anunciado Raed Fatuh, del Ministerio de Economía del Ejecutivo de Hamás en la franja.   

La medida llega en medio de la presión internacional a Israel para que palie su bloqueo a la franja palestina y después de que el diario británico The Daily Telegraph publicara que el Gobierno israelí se ha mostrado favorable a aceptar un plan propuesto por el Ejecutivo británico para mitigar el aislamiento al que los hebreos tienen sometido a la población de Gaza, pero eso sí, a cambio de que se efectúe una investigación menos rigurosa del asalto a la Flotilla de la Libertad con ayuda humanitaria para la franja. 

De momento, y como método para sortear nuevas condenas en todo el mundo, Israel ha empezado a dejar entrar en Gaza refrescos, galletas, bolsas de patatas fritas, algunas frutas y verduras, zumos y humus empaquetad, según ha confirmado Nili Aharon, coordinadora en Gaza de la Administración Civil, el organismo militar israelí que gestiona los asuntos civiles en los territorios ocupados.

Según el citado diario, el Reino Unido hizo circular la pasada semana un documento confidencial que recogía que sería necesario que se lograra la aceptación internacional para una investigación menos profunda sobre el asalto en aguas internacionales que se saldó con el asesinato de nueve activistas por parte de una unidad de elite del Ejército israelí.

Israel sólo permite el acceso a Gaza de algunos suministros básicos  

El periódico señala asimismo que algunas partes implicadas en las negociaciones con Israel han mostrado preocupación por el precio que los hebreos han exigido para llegar a este acuerdo. Sin embargo, la Embajada Británica en Tel Aviv ha desmentido la información publicada por el Telegraph.

El diario indica, por su parte, que el ministro británico de Asuntos Exteriores, William Hague, insinuó que la presión a las Naciones Unidas para que realizara una investigación sobre el ataque a la flotilla disminuía, al afirmar que simplemente 'una investigación con presencia internacional' podría ser aceptable.

El Gobierno de Israel ha propuesto llevar a cabo su propia investigación, posiblemente con presencia de observadores norteamericanos, aunque descartó interrogar a los soldados que perpetraron el abordaje.

El anuncio también coincide tan sólo horas antes de que el presidente estadounidense, Barack Obama, se reuniera en la Casa Blanca con el presidente palestino, Mahmud Abbas. La reunión de ambos mandatarios se han centrado en el modo de aliviar el embargo israelí.

El Gobierno israelí se niega a interrogar a los soldados del asalto 

Israel inició su bloqueo a Gaza en 2006 y lo reforzó un año después, cuando Hamás se hizo con el control de la franja. Desde entonces, Israel tan sólo ha permitido el acceso a ese territorio de algunos suministros básicos y ha prohibido la importación de la mayoría de los aparatos electrónicos y material de construcción, por considerar que éstos podrían ser utilizados con fines militares. 

Las organizaciones de derechos humanos defienden que el bloqueo no es un asunto de seguridad, sino un castigo colectivo, y ponen como ejemplo que Israel prohíbe la entrada de salvia y jengibre, pero no la de canela, lo que carece de justificaciones defensivas.

Egipto, que contribuía a aplicar el bloqueo israelí al mantener cerrada su frontera con Gaza, abrió la semana pasada de forma indefinida el paso de Rafah para facilitar la entrada de ayuda tras el ataque a la Flotilla de la libertad.

Raed Fattouh, director del comité gubernamental palestino con sede en Cisjordania que coordina la entrada de bienes en Gaza desde Israel, precisó que no está claro si Hamás permitirá que estas bebidas y snacks de fabricación israelí entren en el territorio costero. De hecho, un comerciante palestino en Gaza, citado por Reuters con la condición de mantener el anonimato, dijo que responsables de Hamás han ordenado a los empresarios en el enclave que no importen la mayoría de los bienes procedentes de Israel.

'Estamos buscando un levantamiento real y verdadero del bloqueo'

Por su parte, Hamás ha restado importanciaa la medida puesta en marcha de Israel en Gaza y ha afirmado que lo que verdaderamente se necesitan son materiales para reconstruir Gaza. 'Estamos buscando un levantamiento real y verdadero del bloqueo (...), la importación de materias primas para la industria y de materiales para la reconstrucción de Gaza', dijo el ministro de Economía y Comercio del Gobierno de Hamás, Ziyad al Zaza.

'Tenemos tres fábricas que producen refrescos. Dicen que quieren permitir la entrada de patatas fritas, pero tenemos fábricas que producen más que suficiente para satisfacer las necesidades de Gaza', aseguró Al Zaza.