Publicado: 27.10.2014 14:48 |Actualizado: 27.10.2014 14:48

Israel planea ampliar sus colonias en Jerusalén Este con mil viviendas más

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, ha ordenado la planificación de un millar de viviendas en Jerusalén Este, y de nuevas infraestructuras en Cisjordania, ambos territorios ocupados en 1967

"El Gobierno ha decidido hacer avanzar la planificación de un millar de unidades de vivienda en Jerusalén, 400 en el barrio de Har Jomá, y 600 en Ramat Shlomó", dijeron fuentes oficiales de la Oficina del Primer Ministro que pidieron el anonimato. Las mismas señalaron que el Ejecutivo ha decidido sacar adelante otros proyectos para la construcción de infraestructuras como caminos o carreteras en Cisjordania, que servirán a los palestinos.

El anuncio siguió a una información difundida anoche por el Canal 2 de la televisión israelí que adelantaba que Netanyahu tenía previsto aprobar la construcción de al menos dos mil viviendas en Cisjordania, además de importantes proyectos como carreteras, zonas industriales o parques en el territorio ocupado. Esa información desató duras críticas por parte de ministros de la coalición del Gobierno, entre ellos el de Finanzas y dirigente del partido de centro-derecha "Yesh Atid", Yair Lapid, quien señaló que "el plan llevará a una seria crisis en las relaciones entre Israel y EEUU y dañará la posición del país en el mundo".

Lapid: "El plan llevará a una seria crisis en las relaciones entre Israel y EEUU

Lapid, quien de acuerdo a un comunicado emitido por su Oficina, no se opone a la construcción en los grandes bloques de asentamientos judíos, señaló que el momento del anuncio causará daño a Israel. Por su parte, la titular de Justicia y dirigente del grupo moderado "Hatnuá", Tzipi Livni, calificó de irresponsable la decisión, tanto desde el punto de vista diplomático como en el frente de seguridad. El Partido Laborista señaló en un comunicado que Netanyahu "está bombardeando todos los intereses diplomáticos de Israel por unos cuantos meses más en el sillón de primer ministro". Los laboristas exigieron asimismo a Lapid y a Livni que abandonen la coalición gubernamental.

Según medios locales, la decisión de Netanyahu responde a fuertes presiones ejercidas por el ministro de Economía y líder del ultraderechista "Hogar Judío", Naftalí Bennett, y del titular de Vivienda, Uri Ariel, que amenazaron con socavar la coalición si no disminuían las restricciones en la construcción de viviendas en colonias judías. Israel ocupó en la Guerra de los Seis Días (1967), Cisjordania, Gaza y Jerusalén Este, territorios que los palestinos reclaman como estado y que piden en una nueva iniciativa a la comunidad internacional que exija a Israel su retirada completa en dos años.

El anuncio de construcción de 1.600 viviendas en Ramat Shlomó en 2010 precisamente cuando el vicepresidente de EEUU, Joe Biden, visitaba Israel causó una crisis diplomática entre los dos países. El proyecto fue temporalmente suspendido en respuesta a presiones de EEUU, pero a finales de 2012 y después del reconocimiento de la Asamblea General de la ONU de Palestina como estado observador, fue nuevamente puesto sobre la mesa y salió a concurso público su edificación.

La Organización para la Liberación de Palestina (OLP) ha condenado el último anuncio del Ejecutivo israelí. El jefe de negociaciones de la OLP, Saeb Erekat, considera que esta decisión supone un "intento de seguir cometiendo crímenes definido como tales por el derecho internacional que los considera castigables". Erekat subraya que la medida coincide con una propuesta legislativa israelí para cambiar el statu quo de la Explanada de las Mezquitas de Jerusalén, y la confiscación de 35 viviendas palestinas en el barrio de Silwán, "por colonos extremistas apoyados por el estado".

Precisamente, este lunes el primer ministro del Gobierno de unidad palestino, Rami Hamdalah, ha visitado la Explanada para, según medios locales, dejar patente el interés de la Autoridad Palestina por mostrar su presencia en la ciudad santa para cristianos, judíos y musulmanes. "Israel no puede tener carta blanca en Al Aqsa ni los colonos pueden tenerla tampoco", aseguró Hamdalah. "La Autoridad Palestina no está sólo interesada en preservar la santidad del lugar, sino también en el derecho a la libertad de culto del pueblo palestino. Queremos hacer saber a las autoridades israelíes que Jerusalén no pertenece a una minoría", añadió el mandatario.

"Queremos hacer saber a Israel que Jerusalén no pertenece a una minoría", dice el primer ministro palestino

La Explanada de las Mezquitas, situada en la Ciudad Vieja de Jerusalén, alberga en su recinto las mezquitas de la Cúpula de la Roca y la de Al Aqsa, considerada el tercer lugar más sagrado del Islam. A sus pies está el llamado Muro de las Lamentaciones, último vestigio del Segundo Templo destruido hace 2.000 años por el Ejército romano y el lugar más sagrado para el judaísmo.

Grupos extremistas y ultranacionalistas judíos presionan desde hace años al Gobierno para que cambie el statu quo del lugar y construya sobre su cima el "tercer templo". Recientemente, el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, responsabilizó a "palestinos extremistas" de los frecuentes enfrentamientos, en respuesta a una declaración previa del secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, quien condenó "las repetidas provocaciones contra los lugares sagrados que tan sólo inflaman la situación".

El Gobierno jordano, que tiene autoridad sobre el recinto, advirtió de que "actuará con firmeza ante la escalada israelí contra los lugares sagrados en Jerusalén, lo que podría llevar a una guerra religiosa y al extremismo en la región". Netanyahu dijo este lunes que su Gobierno "no tiene interés" en cambiar ese statu quo.