Público
Público

Israel se resiste a una investigación internacional

La ONU propone una comisión presidida por un neozelandés y con miembros israelíes, turcos y de EEUU para evaluar el asalto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El abordaje israelí del barco turco Mavi Marmara ha dado un giro inesperado al saberse que el secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, consultó con el primer ministro israelí Binyamin Netanyahu sobre la creación de una comisión mixta para investigar la actuación de los soldados israelíes en el asalto del pasado lunes en aguas internacionales, que se saldó con la muerte de nueve activistas.

La propuesta se la comunicó Ban a Netanyahu en una conversación telefónica el sábado por la noche. La iniciativa fue rechazada por el embajador de Israel en Washington, Michael Oren. Sin embargo, el Gobierno israelí declinó pronunciarse al respecto con el fin de ganar tiempo.

El portavoz de la oficina de Netanyahu, Mark Reguev, dijo a Público que 'existe un doble rasero a la hora de medir a Israel'. 'Cuando en una operación militar de Reino Unido, Francia o Canadá en Afganistán mueren civiles afganos, no es la ONU quien investiga lo ocurrido, sino el país al que pertenecen los soldados. Esa es la norma internacional', dijo Reguev, quien sugirió que no es el momento de responder directamente a la propuesta de Ban.

Sólo el miembro israelí investigaría el papel del ejército en el abordaje

En la iniciativa transmitida a Israel, todavía en pañales, la ONU propone que la comisión esté presidida por el ex primer ministro de Nueva Zelanda Geoffrey Palmer, un abogado experto en derecho internacional, y que la integren representantes de otros países, incluidos EEUU y Turquía. La principal misión de los turcos consistiría en interrogar a los activistas de su país que viajaban en el Mavi Marmara.

La ONU contempla que Palmer cuente con sendos número dos, uno israelí y otro turco, que sólo tendrán competencias para investigar a los implicados en el incidente de su propio país, es decir, que el turco no podrá interrogar a los israelíes y viceversa. La comisión no tendría más de cinco miembros y sus conclusiones serían definitivas, o sea, que la ONU se compromete a no proponer la creación de otras comisiones adicionales. Ban habría consultado la idea con Turquía y en principio no habría encontrado oposición.

Fuentes diplomáticas israelíes indicaron que se trata de una iniciativa muy interesante para Israel y que es probable que Netanyahu acabe aceptándola. No obstante, algunos dirigentes israelíes dudan de que Turquía la acepte, puesto que en Ankara no verán con buenos ojos que se investigue a sí mismo el principal sospechoso de la muerte de los activistas turcos.

El diario Yediot Ahronot se frotaba las manos al titular: 'La ONU propone que un israelí investigue a los israelíes', y decía que, a diferencia de la Comisión Goldstone, cuando la ONU designó a ese juez surafricano judío para investigar la matanza de Gaza de enero de 2009, está vez la ONU ha adoptado una posición 'equilibrada'. El ministro de Asuntos Exteriores, Avigdor Lieberman, ha ordenado a sus asesores que le preparen urgentemente un informe sobre Geoffrey Palmer en el que se explique cuáles son las posiciones del político neozelandés respecto a Israel y al conflicto con los palestinos.

Fuentes hebreas no descartan que Netanyahu acabe aceptando el plan

El hecho de que Ban Ki-moon haya sugerido a Netanyahu quién puede presidir la comisión, para ver si cuenta con el apoyo previo del Gobierno hebreo, suscita dudas acerca de la imparcialidad de Naciones Unidas. En el caso de Goldstone, Israel se negó a colaborar con el investigador surafricano y no aceptó sus conclusiones. La comunidad internacional al final se lavó las manos.

En Israel también se debate, sin ninguna prisa, sobre la creación de una comisión exclusivamente israelí. Fuentes diplomáticas señalaron que el objetivo de Netanyahu es que antes de que se forme la comisión ya se conozcan las conclusiones. El primer ministro no descarta que en la comisión haya alguna personalidad afín a Israel como Bill Clinton.

Diez oficiales retirados de la Armada israelí han hecho pública una carta en la que exigen Netanyahu que designe una comisión independiente para iniciar una investigación. En una carta que han colgado en Internet y que está también dirigida al jefe del Ejército, el general Gaby Ashkenazi, los oficiales, todos con el rango de mayor, denuncian que la operación de comandos el lunes en aguas internacionales 'terminó en una tragedia militar y diplomática'.

'No estamos de acuerdo con el argumento de que hubo un error en la información de inteligencia... y no aceptamos los argumentos de que hubo malas relaciones públicas. Creemos que el plan estaba destinado al fracaso desde el comienzo', refiere la carta a la que ha tenido acceso Efe.

Los firmantes son todos comandantes de patrulleras como las que persiguieron a los seis barcos que formaban la flotilla de la libertad. 'Primero y sobre todo protestamos el hecho de que la responsabilidad por los trágicos resultados fue volcada inmediatamente sobre los organizadores de la flotilla', agrega la carta, que ve en ello un 'desprecio' hacia los oficiales que tenían la responsabilidad de aprobar la misión.