Público
Público

Israel retira a sus diplomáticos de la Embajada en Jordania

Netanyahu ordena la evacuación ante las manifestaciones en favor de un Estado palestino

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La Embajada de Israel en Ammán cerró sus puertas por temor a que sea asaltada durante las protestas que se han convocado para estos días contra el Estado judío. El embajador y todos los miembros de la representación diplomática, incluidos sus familiares, volvieron a Israel en la noche del miércoles al jueves a través del puente Alenby.

El primer ministro israelí, Binyamín Netanyahu, tras consultar con el titular de Exteriores, Avigdor Lieberman, ordenó la evacuación de la delegación. El incidente refleja el creciente aislamiento regional de Israel, que en unos pocos días ha tenido que cerrar la Embajada en El Cairo y ha visto cómo expulsaban a su embajador de Ankara.

Crece el aislamiento regional del Estado judío, tras las crisis con Turquía y Egipto

La concentración antiisraelí que anoche se convocó en Ammán tenía por lema 'Manifestación del millón para el cierre de la embajada sionista'. 'Ha llegado el momento de erradicar la presencia sionista en Jordania mientras avanzamos para liberar Palestina', proclamó uno de los organizadores. Se estima que más del 60% de la población de ese país son refugiados de origen palestino.

Los organizadores querían que la manifestación fuera masiva, pero al final apenas aparecieron unos cuantos cientos de personas debido al fuerte despliegue policial y a los numerosos controles que se levantaron en lugares estratégicos de la capital jordana.

La presión de Estados Unidos y de la UE sobre los palestinos es enorme. Los grandes aliados de Israel quieren a toda costa que no se presente una propuesta ante el Consejo de Seguridad de la ONU para que se reconozca a Palestina como Estado de pleno derecho. La UE está dividida al respecto y Alemania lidera al grupo de países que defienden los intereses de Israel.

Presiones de EEUU y de la UE para que no se presente a Palestina en la ONU

El ministro de Exteriores palestino, Riad Malki, declaró que la propuesta se presentará formalmente ante el Consejo de Seguridad el 23 de septiembre, aunque los palestinos son conscientes de que en ese foro tienen poco que hacer, puesto que Estados Unidos ya ha dicho que ejercerá su derecho de veto. Otras fuentes en Ramala señalaron que la última palabra sobre los pasos que se darán todavía no se ha dicho.

Una misión especial estadounidense llegó a Ramala para volver a presionar al Gobierno del presidente Mahmud Abás para que no presente su propuesta. Abás, no obstante, insiste en que lo único que puede detener sus planes es un anuncio creíble de Israel o de Estados Unidos en el sentido de que Israel negociará la creación de un Estado en los territorios ocupados con pequeños ajustes.

Israel, por su parte, se niega a dialogar sobre esa base, que es la base de las resoluciones 242 y 338 del Consejo de Seguridad que los israelíes aceptaron en la Conferencia de Madrid de 1991. Netanyahu anunció que él mismo será quien defienda la semana que viene los intereses de su país ante la Asamblea General de la ONU. 'Diré la verdad. Simplemente diré la verdad', manifestó un primer ministro resuelto a no ceder y a no retirarse de los territorios ocupados en 1967.