Público
Público

Israel también ve al barco irlandés como una amenaza

Los activistas, entre los que está la Premio Nobel de la Paz, Mairead Maguire han llegado hoy a Grecia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Israel busca impedir que el barco de bandera irlandesa Rachel Corrie trate de llegar este fin de semana a Gaza. El Ministerio de Exteriores solicitó ayer a Irlanda que los activistas dejen la carga en el puerto israelí de Ashod con la promesa de repartirlo entre la población de Gaza. Pero los tripulantes del barco se negaron por temor a que la ayuda nunca llegue a la franja. Ayer, el primer ministro irlandés amenazó a Israel con represalias si alguno de sus ciudadanos resulta herido.

Lo cierto es que Israel sigue viendo como una amenaza más al barco. 'Hasta ahora han rechazado dejar la carga en Ashod. No veo un enfoque diferente en los miembros de este barco respecto a los anteriores', dijo Andy David, portavoz del Ministerio israelí de Asuntos Exteriores.

El diario israelí Haaretz sugiere que va a haber una 'solución diplomática' al caso del Rachel Corrie, a diferencia de lo que sucedió con el grueso de la Flotilla de la Libertad. En cambio, Audrey Bombse, abogada de Free Gaza, uno de los movimientos que organiza la flotilla, desmintió la existencia de negociaciones con Israel y reafirmó el objetivo original de la misión: intentar romper el bloqueo israelí a Gaza.

'No estamos negociando con Israel, ni hemos negociado con Israel en ningún momento. Si Israel quiere que dejemos entrar en el barco a inspectores de la Cruz Roja o de Naciones Unidas, lo permitiremos. Lo que no vamos a permitir es que la inspección la hagan israelíes, que podrían colocar armas en el barco', señaló a Efe por teléfono desde Larnaca (Chipre).

La nave 'transporta ayuda humanitaria y está ahora entrando en un puerto de Grecia. No podemos decir cuál, porque tenemos miedo de que Israel lo sabotee, como ha reconocido que ha saboteado otros de nuestros barcos', explicó la abogada, que señaló que el último barco, el Challenger II, que en principio iba a acompañar al Rachel Corrie, ha sido saboteado y tardará semanas en volver a navegar.

La embarcación lleva a bordo once personas, entre ellas la premio Nobel de la Paz irlandesa Mairead Maguire y a un ex vicesecretario general de Naciones Unidas, Denis Halliday, y hará una parada en un puerto griego para abastecerse, repostar y coger a más pasajeos. En concreto, el barco transporta materiales de construcción, así como equipos médicos (como un tomógrafo) papel y juguetes.

Israel prohíbe la entrada a Gaza de varios de estos bienes a causa del bloqueo que mantiene sobre la franja desde 2006 y que pretendía romper la Flotilla de la Libertad, cuyos 750 integrantes (salvo una decena) fueron ayer deportados a sus países de origen.