Público
Público

Los israelíes cierran filas ante las críticas

Pocos intelectuales y medios han cuestionado la operación

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La semana ha transcurrido muy deprisa en Israel. Al día siguiente del abordaje de la flotilla de Gaza, el país vivió una jornada de conmoción. Nueve muertos y varias decenas de heridos eran demasiados. Pero aquí el ejército es una vaca sagrada, un becerro de oro que casi nadie se atreve a tocar. Sólo algún político en los márgenes del sistema ha puesto en solfa a las fuerzas armadas.

La mayoría de los comentaristas y políticos han cerrado filas ante las duras críticas a Israel. Un grupo de artistas israelíes se burlaba de la indignación internacional con un vídeo satírico en Internet. Hanin Zoabi, una diputada árabe israelí que viajaba a bordo de la flotilla, incluso fue agredida en el Parlamento.

'Observo una polarización en la sociedad', dice el profesor Davidi

Las críticas que han realizado algunos intelectuales y parte de la prensa se produjeron justo después de la operación. Luego el lenguaje se ha moderado y las denuncias, sin ser excesivas, se han dirigido más contra los dirigentes que tomaron la decisión del abordaje, el primer ministro Binyamin Netanyahu y el titular de Defensa Ehud Barak.

'Creo que el diario de las elites, Haaretz, ha tomado posiciones mucho más firmes que durante la invasión de Gaza. Las élites están asqueadas con lo que ocurre y observo una polarización en la sociedad', comenta Asher Davidi, profesor de Historia en la Universidad de Tel Aviv y militante del partido comunista Hadash.

Haaretz efectivamente ha criticado la 'inadecuada inteligencia y la pobre planificación' de la operación y ha señalado como responsables a los jefes de las fuerzas armadas. 'El centro del problema es la grave erosión del Estatuto de Israel entre los países amigos', comentó el diario.

Las denuncias se dirigen más contra los políticos que contra el ejército

Ron Ben Yishai, el corresponsal militar del diario Yediot Ahronot, formuló una de las escasas críticas al ejército. Cree que los mandos cometieron un error durante la preparación del asalto al no considerar peligrosas a las decenas de activistas que estaban en la cubierta del barco, pero este experto no cuestiona en ningún momento la necesidad del asalto.

Al día siguiente del abordaje, cuando aún reinaba el desconcierto por los muertos, una encuesta del diario Maariv indicó que la mitad de la población era partidaria de crear una comisión de investigación. 'Muchos israelíes, incluidos algunos tan derechistas como el ministro de Exteriores, Avigdor Lieberman, son partidarios de que se investigue lo ocurrido, aunque lo importante es saber qué competencias habría que dar a la comisión', comenta el profesor Davidi.

El escritor Amos Oz se mostró un tanto escéptico con las explicaciones del Gobierno: '¿Qué habría costado dejar pasar a los barcos? Los activistas habrían hecho una gran fiesta en la playa de Gaza y el asunto se habría cerrado enseguida. Todo habría terminado pronto y ahora no estaríamos en esta situación'. Otro escritor de renombre, David Grossman, también criticó lo ocurrido. 'No hay ninguna explicación que pueda justificar o limpiar el crimen que se ha cometido, ni hay ninguna excusa para la estupidez con que han actuado el Gobierno y el ejército.'