Publicado: 12.08.2014 10:11 |Actualizado: 12.08.2014 10:11

Israelíes y palestinos respetan el alto el fuego mientras negocian en Egipto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Ejército israelí y las milicias palestinas de la Franja de Gaza al terminar el lunes la primera jornada de un nuevo alto el fuego de 72 horas, con el objetivo de facilitar a sus negociadores en El Cairo la búsqueda de una solución consensuada. Al igual que lo hicieron la semana pasada, las partes han cumplido de manera estricta las primeras 20 horas de tregua alcanzada el domingo, y tras un fin de semana de enfrentamientos la calma ha regresado a ambos lados de la frontera de Gaza.

El Programa Mundial de Alimentos (PAM) inició el lunes una operación de entrega de alimentos en la Franja de Gaza para 730.000 personas que no están recibiendo ayuda a través de otros programas, en un intento por satisfacer las necesidades de todos los afectados por el conflicto. En su comunicado, el PAM ha indicado que, junto a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA), ha comenzado a entregar paquetes de diez kilos de arroz y 30 kilos de harina a un total de 143.000 familias,. 

La población palestina ha salido a las calles y en distintos puntos de la Franja eran visibles largas colas frente a cajeros automáticos, o para recargar los generadores, pues aún la electricidad en buena parte de Gaza es un artículo de lujo tras los intensos bombardeos de la aviación israelí. Al mismo tiempo, los pescadores de Gaza han salido a la mar, siempre cerca de la costa, pues Israel limita a tres millas náuticas la actividad desde que impuso el bloqueo a la Franja, en 2006.

Los palestinos ponen como condición el fin del bloqueo de la Franja impuesto por IsraelLas familias palestinas aprovecharon la jornada para ir a visitar a heridos en los hospitales, o simplemente hacer la compra y reponer la despensa ante la eventualidad de que la calma se interrumpa y retornen los combates al concluir el jueves el alto el fuego.

En las comunidades israelíes aledañas a la frontera primó igualmente el silencio, especialmente porque gran parte de sus habitantes no han regresado a sus domicilios, pues evacuaron la zona después de un mes de conflicto bélico. Los constantes bombardeos del Ejército israelí, acompañados por la caída de cohetes y morteros, y las alarmas, obligaban a los vecinos de estas poblaciones a buscar constantemente refugio.

Los pocos que se han quedado en los kibutz y otras comunidades rurales israelíes han podido salir de sus casas, y algunos se han atrevido a ir a la piscina, si bien son cautelosos y no bajan la guardia ante la posibilidad de que se reanuden las hostilidades.

Durante la jornada ninguna de las partes ha denunciado la violación por la otra de la nueva tregua, igual en duración que la anterior que concluyó el viernes pasado, y que trata de abrir una ventana al diálogo para lograr un alto el fuego duradero. El acuerdo seguía a una jornada de hostilidades el domingo, que continuaron hasta el último momento, con varias andanadas de cohetes disparados por las milicias en Gaza y bombardeos del Ejército israelí.

En la mañana del lunes cuatro representantes del Ejecutivo israelí viajaron a Egipto, país que hace las veces de mediador entre las partes en conflicto, y según medios locales, la delegación tenía previsto regresar a última hora de la tarde a Israel para mantener consultas con el primer ministro, Benjamín Netanyahu, y el titular de Defensa, Moshé Yaalón.

Portavoces palestinos advirtieron de que el futuro de las negociaciones depende de que Israel acepte todas las demandas palestinas y pusieron especial énfasis en el levantamiento del bloqueo impuesto a la Franja desde hace ocho años. El documento consensuado por las facciones palestinas y entregado por los mediadores egipcios a Israel la semana pasada, exigía asimismo la apertura de un puerto y un aeropuerto en la Franja.

Naciones Unidas ha nombrado a tres expertos para formar una comisión internacional que investigará las posibles violaciones de los derechos humanos y crímenes de guerra cometidos por ambos bandos durante la ofensiva militar israelí en la Franja de Gaza.

William Schabas, un profesor canadiense de derecho internacional, encabezará el comité cuyos otros miembros son Doudou Diene, un veterano experto de la ONU en derechos humanos natural de Senegal, y Amal Alamudin, una abogada británicolibanesa comprometida con el actor George Clooney.

El equipo independiente investigará "todas las violaciones del derecho internacional humanitario y de los derechos humanos (...) en el contexto de las operaciones militares llevadas a cabo desde el 13 de junio de 2014", dijo la ONU en un comunicado.

El comité debe entregar su informe al Consejo de la ONU de Derechos Humanos en marzo de 2015. Sin embargo, Israel ha acusado al organismo formado por 47 países de ser tendencioso.

Navi Pillay, la principal autoridad de la ONU en materia de derechos humanos, dijo el 31 de julio que creía que Israel había desafiado deliberadamente el derecho internacional en su ofensiva militar en Gaza y que las potencias mundiales deberían hacer responsable al Estado judío de posibles crímenes de guerra. Israel atacó viviendas, escuelas, hospitales, la única planta de energía de Gaza y refugios de la ONU en una aparente violación de la Convención de Ginebra, dijo Pillay, exjueza de la ONU para crímenes de guerra.