Público
Público

Italia alerta de la llegada de 300.000 inmigrantes desde Libia

El ministro de Exteriores, Frattini, da credibilidad a la cifra de 1.000 muertos y califica la situación de "guerra civil"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Lo lleva repitiendo varios días y hoy, repasando la situación de las revueltas en Libia ante el Parlamento, el ministro de Exteriores de Italia, Franco Frattini, ha hecho un llamamiento a la Unión Europea para cerrar cuanto antes una estrategia conjunta ante la posibilidad de la llegada de cientos de miles de inmigrantes huyendo de la violencia.

'Hay más de dos millones de personas provenientes del Magreb en Libia, la situación actual lleva a pensar que si sólo el 10 o el 15% de ellos decidiera cruzar el mar, Italia, Chipre y Malta sufrirían la llegada de unos 250.000 o 300.000 inmigrantes y pagarían las consecuencias', dijo.

Por ello, Frattini ha pedido que 'ningún país de la UE se vea sólo en este momento', ya que eso significaría 'la destrucción, la caída y la ruptura total de la idea de solidaridad europea que nos ha guiado en los últimos 55 años'.

Italia ha sido testigo directo de las consecuencias humanas de las revoluciones populares del norte de África. Desde mediados de enero han sido más de 5.000 los inmigrantes que se han embarcado principalmente desde Túnez para llegar a las costas de la pequeña isla siciliana de Lampedusa.

Y ante esa situación, Frattini cree que todo se puede volver a repetir. De hecho, las autoridades italianas piensan que se puede dar una situación similar al desembarco de albaneses huyendo de la guerra en los 90.

Ayer, Acnur ya avisó de la posibilidad de la llegada de miles de refugiados a Europa, en lo que califico de 'éxodo significativo', palabras que Italia ha utilizado mucho en los últimos días. Hoy, en Roma, se celebra una reunión de ministros de Interior de la UE en la que está prevista la participación del vicepresidente primero español, Alfredo Pérez Rubalcaba. 

El objetivo de esa reunión es trazar la estrategia común que reclama Frattini ante una posible emergencia humanitaria por la hipotética huida de personas deLibia.

Italia y Libia firmaron en agosto de 2008 un pacto para que el Ejército de Gadafi controlara los flujos migratorios del Magreb. Ese acuerdo ya no tiene validez. Menos aún, después de que ayer Gadafi, en su discurso televisado, acusara a Italia de haber proporcionado armas a los opositores al régimen que se han hecho con el control de Bengasi, la segunda ciudad del país.

Frattini ha calificado la situación en Libia de guerra civil y cree que hay más de 1.000 muertosSegún ha comunicado el ministro, Silvio Berlusconi telefoneó ayer a Gadafi personalmente para pedirle el fin de la violencia, pero la respuesta del dictador fue que Italia y EEUU estaban detrás de las revueltas.

Frattini ha calificado la situación en el país de 'guerra civil' y ha dado credibilidad a los datos que apuntan a la muerte de más de 1.000 personas en los ataques del Ejército y algunos grupos paramilitares de mercenarios provenientes de África que podrían estar haciendo de matones a sueldo del régimen.

Además, el ministro de Exteriores italiano ha dicho que Gadafi ha perdido el control de la región cirenaica, situada en el noreste del país.

Aquel pacto firmado con Gadafi también conllevaba un gran trasvase de inversiones entre Italia y Libia que hoy están viendo las primeras repercusiones. Gadafi controla el 7,6 % de las acciones en dos paquetes separados de Unicredit, el primer banco italiano. El régimen libio también tiene una importante participación en la Juventus de Turín, la empresa petrolera ENI y varias constructoras. Desde el lunes, las caídas en bolsa han sido considerables y Frattini ha asegurado que estos acuerdos pueden irse al traste con las revueltas.

Empezando por los 5.000 millones de euros que ingresan algunas empresas que se encargan de la creación de nuevas infraestructuras en Libia. Pero siguiendo por las posibles consecuencias energéticas que puede tener para Italia la violencia El lunes por la noche se cerró el gaseoducto Greenstream, que proporciona gas natural a Italia desde Libia.

Frattini ha asegurado que por el momento Italia 'no va a sufrir unas consecuencias insostenibles', ya que también tiene contratos con Rusia, Argelia, Azerbaián y varios países del Golfo.