Público
Público

Italia arremete contra la UE por su insolidaria política de inmigración

Los ministros de Interior de los Veintiocho se reunirán el martes en Luxemburgo para abordar la tragedia a petición de Italia, que exigirá una política migratoria común y solidaridad para soportar la presión mi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La tragedia de la isla italiana de Lampedusa, en la que murieron más de 100 personas y se buscan a otras 200 desaparecidas procedentes del África subsahariana que trataban de arribar a las costas europeas, ha puesto el foco, una vez más, en la política de inmigración de la Unión Europea (UE).

El Gobierno italiano espera que tantas muertes hagan 'abrir los ojos' a los países miembros para alcanzar una política de inmigración comunitaria.

La UE, aunque niega las críticas italianas, ha programado un debate a petición de Italia para el próximo martes. Los ministros del Interior de los Veintiocho en el que se tratará sobre la tragedia de Lampedusa, pero que el Ejecutivo italiano aprovechará para 'levantar la voz', como aseguró el titular de Interior Angelino Alfano y reclamar la solidaridad de sus socios para soportar la presión migratoria.

Ello servirá para 'generar debate' y abrir una discusión más profunda entre los Veintiocho, pero es poco probable que sea 'concluyente', según fuentes diplomáticas para las que los medios y recursos de la UE son 'limitados', pero también falta voluntad política de los Estados miembros, a quienes competen la vigilancia y control de las fronteras.

'La política de inmigración por ahora no es comunitaria. Esperemos que tragedias de este tipo abran los ojos también a otros gobiernos europeos para cambiar esta política', explicó la ministra de Asuntos Exteriores italiana, Emma Bonino.

 

Por su parte, el ministro del Interior, Angelino Alfano, que se ha desplazado a la pequeña isla siciliana, anunció que el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, ha prometido que viajará pronto a Lampedusa.

'Italia levantará su voz en Europa par modificar los acuerdos  sobre inmigración', asegura el ministro del Interior'Le enseñaremos cómo verdaderamente esta isla es la puerta de Europa', dijo este viernes Alfano, quien agregó que 'Italia levantará su voz en Europa par modificar los acuerdos de Dublín (Convención de Dublín) que carga demasiado a los países con mayor ingreso de inmigrantes'.

Para el ministro de Infraestructuras, Maurizio Lupi, 'ha llegado la hora de que Italia levante la voz en Europa. No podemos seguir solos afrontando este problema. La UE tiene que moverse con nosotros'.

Algunos diputados del Partido Demócrata (PD), que forma parte de la coalición gubernamental, han pedido al presidente del Gobierno, Enrico Letta, que inste a la creación en Europa de 'pasillos humanitarios para asistir a los inmigrantes que llegan, así como una nueva política de acogida basada en una mayor solidaridad de los países de la UE'.

'No podemos seguir solos con este problema. La UE debe moverse con nosotros' La enésima tragedia frente a las costas de Lampedusa ha reabierto un debate interno en Italia a raíz de la controvertida ley sobre la inmigración llamada 'Bossi-Fini' aprobada en 2002 por el Gobierno de Silvio Berlusconi y en la que se endureció la expulsión de los indocumentados y se redujo las posibilidades para la entrada de inmigrantes en el país.

Italia y otros países como Malta y Grecia, a donde llegan la mayoría de refugiados que escapan de conflictos como los de Siria y Libia, han llamado en varias ocasiones a la Unión Europea a demostrar 'solidaridad', para que los solicitantes de asilo no se instalen únicamente en los países de entrada. Sin embargo, otros países como Alemania, Francia y Suecia, e incluso España, en donde los flujos de migración no están tan vinculados a razones políticas, sino económicas o sociales, se resisten a atender esta petición, explican las fuentes. 

Cáritas Europa, de la que forma parte España, y la ONG SOS Racismo también piden a la UE cambios en sus políticas sobre migración a raíz de la tragedia de Lampedusa, aunque las exigencias de estas plataformas no tiene el mismo cariz que las del Gobierno Italiano.

En sendos comunicados, estas asociaciones han exhortado a los miembros de la UE a que permitan entrar a las personas provenientes del Norte de África por medios más seguros que el barco.

Cáritas ha recordado que el accidente registrado ayer es el último de una serie de tragedias similares, por lo que ha instado a la UE a que intervenga para poner fin a estos desastres.

El secretario general de Cáritas Europa, el español Jorge Nuño, ha insistido en la necesidad de 'políticas de migración más humanas, así como el reasentamiento de estas personas o la concesión de visados por razones humanitarias'.

La catástrofe de Lampedusa ha hecho preguntarse también a SOS Racismo sobre 'cuántas personas han de morir para que la UE asuma sus responsabilidades en esta sangría y abra los ojos a una realidad que no tiene visos de cambiar en un futuro próximo'.

La organización pide a la UE que no niegue esta realidad 'poniendo puertas al Mediterráneo para convertirlo en un cementerio' porque eso hace 'aumentar la tragedia que implica esta inmigración desesperada'.

Por ello, solicita a los gobiernos europeos una reflexión urgente sobre el coste humano que está generando la actual política migratoria y que se abra una investigación para esclarecer los hechos que han provocado el hundimiento de este barco en las costas de Lampedusa.

'Los más elementales principios del derecho marítimo - insiste SOS Racismo- obligan a prestar ayuda a cualquier embarcación a la deriva y cualquier excepción a esta regla supone situar el debate de la inmigración irregular en un grado de deshumanización que debería hacernos reflexionar a todas y todos'.