Público
Público

Italia descarta cerrar las webs en apoyo del agresor de Berlusconi

El Gobierno italiano rectifica sus planes iniciales de elaborar una ley y en su lugar apuesta por "un código de autorregulación"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno italiano ha descartado una ley para un mayor control de Internet, ley que anunció tras la agresión sufrida por el primer ministro, Silvio Berlusconi, el pasado 13 de diciembre tras un tenso mitin en la Plaza del Duomo de Milán. En su lugar, según anuncio el ministro del Interior, Roberto Maroni, se apuesta por un código de autorregulación, en vez de por una norma de tipo legislativo.

Este anuncio fue hecho por el Maroni al término de un encuentro celebrado hoy en la sede de su ministerio en Roma con varios representantes de compañías proveedoras de Internet y de redes sociales on line, muy cuestionadas en los últimos días después de que surgieran grupos de apoyo en la Red al agresor de Berlusconi, el italiano Massimo Tartaglia.

'Nos hemos comprometido a elaborar propuestas y a constituir una mesa de diálogo con todos los sujetos que han participado en ésta, que será convocada para mediados de enero, para discutir nuestras propuestas y valorar la posibilidad de encontrar una solución, es decir, un código de autorregulación, más que una ley', dijo Maroni, en declaraciones que recogen hoy los medios italianos.

El ministro del Interior explicó que el camino a seguir ahora es el de buscar un acuerdo entre todos los actores que participan de Internet, 'evitando intervenciones de autoridad, pero obteniendo igualmente resultados'.

Este código, según Maroni, deberá ser aprobado 'en un tiempo breve, para combatir la proliferación de grupos que instigan al homicidio, al terrorismo y a la mafia'.

El pasado 17 de diciembre el Consejo de Ministros decidió prorrogar el estudio del proyecto de ley anunciado por Maroni, que incluía también un mayor control de manifestaciones callejeras, para acotar todos sus términos con mayor detalle.

El anuncio de esta propuesta de ley había generado muchos recelos entre la clase política italiana y las asociaciones de internautas, ante la posibilidad de que pudiera suponer un control excesivo a la Red.

Este lunes el gobernante partido Pueblo de la Libertad (PDL) informó de un proyecto de ley presentado en el Parlamento italiano para introducir en el código penal la instigación al delito contra la vida y la integridad de la persona con agravante informático y con penas de cárcel.

Esta propuesta legislativa llega como medida 'necesaria' tras la agresión a Berlusconi y plantea castigar con entre tres y doce años de prisión a quien instigue a cometer uno o más delitos contra la vida y la integridad de la persona, pena que puede ser incrementada si se hace sirviéndose de comunicaciones telefónicas o telemáticas.