Publicado: 01.11.2016 12:33 |Actualizado: 01.11.2016 12:33

Italia destina más personal para gestionar la "grave situación" tras seísmo

El Consejo de Ministros de Italia aprobó enviar más policías, carabineros y equipos de emergencia a las zonas afectadas por los recientes seísmos con el objetivo de gestionar "la grave situación" en la que se encuentra el país.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Fotografía facilitada por el Departamento de Bomberos italiano de un bombero mientras camina entre los escombros en Norcia, región de Umbria (Italia) hoy, 31 de octubre de 2016, un día después del fuerte terremoto que afectó al centro del país. /EFE

Un bombero camina entre los escombros en Norcia, región de Umbria (Italia), un día después del fuerte terremoto que afectó al centro del país. /EFE

ROMA.- El Consejo de Ministros de Italia aprobó hoy enviar más policías, carabineros y equipos de emergencia a las zonas afectadas por los recientes seísmos con el objetivo de gestionar "la grave situación" en la que se encuentra el país. Además, en las próximas 72 horas el Gobierno aprobará un decreto ley con nuevas partidas económicas para afrontar la situación, informó el primer ministro, Matteo Renzi, en una comparecencia tras la reunión extraordinaria del Consejo de Ministros.

Renzi explicó que Italia se encuentra en una "grave situación" después de que varios seísmos -el domingo uno de magnitud 6,5, el más potente desde 1980- hayan destruido numerosos edificios de distintas localidades de las regiones de Umbría y Las Marcas. Refirió que en estos momentos el país sufre una "herida profunda" y aseguró que el Ejecutivo se ve obligado a realizar una "intervención extraordinaria" para poder restablecer la normalidad.

Una normalidad que tardará meses en volver, sostuvo, porque se requiere tiempo para reedificar y adecuar localidades como Amatrice, Preci, Visso, Ussia, Castelsantangelo sul Nera, Norcia, Accumoli y Arquata del Tronto, severamente dañadas. En agosto, un terremoto de 6 grados causó la muerte a 297 personas y cuantiosos daños en Accumoli, Arquata del Tronto y sobre todo Amatrice, que quedó devastada.



En estos momentos, más de 15.000 personas, según datos de Protección Civil, reciben asistencia en campamentos, instalaciones y centros ubicados en zonas consideradas seguras

Esos municipios han continuado sufriendo nuevos desplomes con los recientes sismos que desde el 26 de octubre y hasta ayer han sacudido la tierra. En estos momentos, más de 15.000 personas, según datos de Protección Civil, reciben asistencia en campamentos, instalaciones y centros ubicados en zonas consideradas seguras. Son evacuados de las regiones de Umbría y Las Marcas, de localidades que presentan edificios reducidos a escombros o severamente dañados en los que no pueden permanecer por riesgo de que se vengan abajo.

Sin embargo, aunque no hay cifras oficiales respecto al total de personas que han abandonado sus hogares en estas zonas, los medios se hacen eco de declaraciones de responsables locales de Protección Civil que las cifran en unas cien mil. Muchas de ellas están alojadas en casas de familiares, según el mismo organismo, pero también hay otras que se niegan a abandonar sus localidades y duermen en tiendas de campaña, en sacos o en sus coches.

Por ejemplo, en Norcia -el municipio que más daños sufrió con el seísmo del domingo de magnitud 6,5- los vecinos han mostrado su indignación después de que su alcalde, Nicola Alemanno, y los servicios de Protección Civil hayan pedido que se trasladen a zonas seguras, tal y como se puede ver en imágenes que han grabado los medios locales. Renzi pidió a estas personas que abandonen de forma temporal estas localidades porque, dijo, "las tiendas, en diciembre, en Norcia y en otros municipios son un problema".

El Gobierno está trabajando desde agosto en un plan de reedificación de las localidades afectadas que ahora extenderá a las nuevos municipios

El Gobierno está trabajando desde agosto en un plan de reedificación de las localidades afectadas que ahora extenderá a las nuevos municipios. Pero hasta que este proceso de reconstrucción concluya, explicó Renzi, el Ejecutivo ha establecido cuatro fases de actuación. "La primera comprende la inmediata emergencia" que precisará de "algunas semanas" y que contempla la asistencia a los damnificados; una segunda "intermedia" que el Gobierno prevé concluir en diciembre y que incluye el traslado de los desplazados a contenedores provisionales donde puedan resguardarse del frío de montaña.

En tercer lugar, "entre primavera y verano", los evacuados abandonarán estos contenedores para instalarse en "casas de madera" en las que habitarán hasta que concluya la cuarta fase, la de reconstrucción de las áreas dañadas. La situación excepcional a la que se enfrenta Italia requerirá al país un esfuerzo económico adicional que seguramente impedirá cumplir su objetivo de déficit, tal y como ha señalado Renzi.

"Estamos respetando las reglas europeas pero las reglas europeas prevén expresamente situaciones excepcionales. Mi opinión es que un terremoto de 6,5 (grados) es una situación excepcional", subrayó. La cantidad "que necesitemos gastar, la gastaremos", aseveró, antes de reiterar que será reconstruido "todo, no solo las casas, también las iglesias, la realidad turística y comercial".

Las autoridades italianas verifican posibles daños en Roma, donde los seísmos se han sentido con cierta intensidad

Hoy, los equipos de emergencia que trabajan en estas zonas continuaron sus labores de comprobación de daños. Pero también las autoridades italianas verifican posibles daños en Roma, donde los seísmos se han sentido con cierta intensidad.

En la capital italiana, las escuelas permanecieron hoy cerradas y también se cerraron iglesias como Sant'Ivo alla Sapienza, Sant'Eustachio y San Francesco di Paola, que no abrirán sus puertas de momento como medida de precaución, según informó el Ministerio de Cultura en un comunicado.

Además, fue cerrado el puente romano Mazzini, que atraviesa el río Tíber, después de que los transeúntes denunciaran grietas en sus estructuras.