Público
Público

Italia exige que la OTAN preste ayuda en el mar a los inmigrantes libios

El objetivo es introducir una cláusula por la que se obligue a los barcos que patrullan por el Mediterráneo a dar asistencia a los navegantes 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro italiano de Asuntos Exteriores, Franco Frattini, pidió al representante permanente de Italia ante la OTAN, Riccardo Sessa, que solicite la apertura de una discusión en el seno de la Alianza con el fin de revisar las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la intervención militar en Libia. El objetivo es introducir una cláusula por la que se obligue a los barcos de la OTAN que patrullan por el Medi-terráneo a dar asistencia a los inmigrantes que parten desde las costas libias rumbo a Lampedusa.

La decisión de Frattini se produjo un día después de que la Guardia Costera italiana tuviera que rescatar una embarcación con 376 personas a bordo en un principio se habló de 300 a 90 millas de la pequeña isla italiana y a la que una fragata de la OTAN se negó a atender estando a apenas 27 millas de ellos.

Decenas de personas fallecieron de inanición al tratar de llegar a Lampedusa

La situación se agravó cuando algunos inmigrantes, que tuvieron que ser trasladados a tierra firme en helicóptero dado su delicado estado de salud, aseguraron que su barco llevaba a la deriva desde el pasado sábado, que decenas de personas, que podrían llegar al centenar, murieron de inanición y sed durante la travesía sin recibir ningún tipo de ayuda y que sus cadáveres acabaron en el mar.

'Están en estado de shock porque han visto morir a sus familiares de hambre y sed a partir del tercer día de trayecto', dijo Tareke Brhane, mediador cultural de Save the Children en Lampedusa.

Frattini ordenó además a Sessa que exija a la Alianza la apertura inmediata de una investigación formal para esclarecer por qué la nave militar no atendió la solicitud de los guardacostas italianos. La OTAN se defendió a través de su portavoz adjunta, Carmen Romero, quien aseguró que 'el comando marítimo de la Alianza fue avisado por las autoridades italianas de que había una embarcación pidiendo ayuda y, poco después, confirmó que habían hecho frente por su cuenta a la emergencia con tres patrulleras y un helicóptero'.

La Alianza dice que no socorrió al barco porque ya lo estaba haciendo Italia

Según Romero, que dijo que la OTAN siempre se ha hecho cargo de este tipo de situaciones, están 'trabajando estrechamente con Italia para aclarar lo que ha sucedido'. No es la primera vez que se acusa a la Alianza de desatender a los inmigrantes en apuros en alta mar. A principios de mayo se conoció que un buque francés negó la ayuda a una barcaza a la deriva con 72 personas a bordo el pasado mes de marzo: 61 de ellas murieron de sed.

En una entrevista con Il Corriere della Sera, la portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para el Refugiado (Acnur), Laura Boldrini, aseguró que desde que empezó el conflicto libio en marzo han desaparecido más de 1.500 personas en alta mar. 'Creo que sería necesaria una mayor colaboración con los barcos que operan en el Mediterráneo y muy recomendable que se les rescatara [a los inmigrantes] incluso cuan-do no estén en peligro', dijo.

Esa es la idea del Gobierno italiano, que, a través de Sessa, pidió la revisión de las resoluciones 1970 y 1973 de la ONU, que incluyen la ayuda a los refugiados del conflicto en Libia pero no mencionan a aquellos que se echan al mar tratando de llegar a Europa.

El líder del Partido Democrático, Pierluigi Bersani, de visita en Lampedusa, dijo que es hora de que Italia 'se entere de quién entre la OTAN, Francia o la UE puede intervenir urgentemente para poner fin a este fenómeno de personas que son tratadas como bestias, peor que los esclavos'.