Público
Público

Italia investiga por blanqueo a los banqueros del Vaticano

La Fiscalía de Roma paraliza una opaca transferencia de 23 millones de euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Fiscalía de Roma ha abierto una investigación contra el presidente del banco del Vaticano (IOR), Gotti Tedeschi, y su director general, Paolo Cipriani, por una supuesta operación de blanqueo de dinero. También ordenó a la Guardia de Finanzas que bloqueara 23 millones de euros de una cuenta en la sede romana del Credito Artigiano.

Ese dinero iba a ser transferido a dos cuentas en la sede de JP Morgan en Fráncfort y en el Banco del Fucino. A las pocas horas de conocerse la noticia, el Vaticano respondió con un comunicado en el que mostraba su “sorpresa” y expresaba su confianza en ambos directivos.

El dinero iba a ser enviado a otros bancos fuera de Italia

La actuación de la fiscalía empezó a gestarse tras una llamada de la Oficina de Información Financiera del Banco de Italia. Habían detectado que el IOR, que gestiona la mayor parte de los fondos del Vaticano, estaba a punto de hacer un movimiento considerable de capital que no estaba correctamente explicado.

Hasta hace bien poco, el banco del Vaticano no tenía que preocuparse de que Italia vigilara sus operaciones. Pero el 9 de septiembre, para cumplir con las exigencias de la Unión Europea sobre blanqueo de dinero, el Banco de Italia anunció que todas las entidades que participaran en las operaciones del IOR serían tratadas como bancos extracomunitarios al igual que la entidad financiera vaticana. Y por tanto, se les aplicarían las mismas excepciones de seguridad.

La Guarda de Finanzas recibió entonces la orden de paralizar los 23 millones como medida cautelar hasta que se aclare lo ocurrido. Las penas por este tipo de delito en Italia no son muy contundentes. Entre seis meses y un año de cárcel y una multa de 500 a 5.000 euros para quien omita información en las transacciones bancarias; y hasta tres años y una multa de 50.000 euros para quien ejecute la operación.

El Vaticano aduce que movía capital a cuentas propias en el extranjero

En un país en el que la presión a la Justicia es la norma y la presunción de inocencia se mide según las amistades, parece complicado que Tedeschi y Cipriani tengan mucho de qué preocuparse. El Vaticano no tardó ni dos horas en hacer publico su comunicado: “La Santa Sede manifiesta su sorpresa por la iniciativa de la Fiscalía de Roma, teniendo en cuenta que los datos informativos necesarios están ya a disposición del órgano competente de la Banca de Italia”. El texto afirma que “los importes citados son operaciones de transferencia en entidades de crédito no italianas cuyo destinatario es el mismo IOR”.

Tedeschi, íntimo amigo del ministro de Economía, Giulio Tremonti, y director del Banco Santander en Italia, recibió, además, un guiño de Gianni Alemanno, alcalde de Roma, que le expresó su “solidaridad personal”.