Público
Público

Italia se suma a las protestas por los recortes en Europa

Reclaman que el Gobierno de Berlusconi revise el plan de recortes de 25.000 millones de euros. Las regiones deberán asumir la mitad de esta cantidad 

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Italia salió hoy a la calle para protestar por el modo en que el Gobierno de Silvio Berlusconi ha aprobado su plan de austeridad, un día después de la huelga en Francia y tras las movilizaciones en Grecia, y el mismo día que se supo que el paro en Italia se eleva ya al 9,1%.

Aunque en el país hay un relativo consenso en que el tijeretazo es inevitable, un millón de personas, según los organizadores, se concentró en varias ciudades para exigir una revisión de los recortes. Una cifra considerable dado que tres regiones de gran peso industrial y comercial, Piamonte, Liguria y Toscana, prefirieron esperar al 2 de julio para movilizarse.

Al mismo tiempo, los líderes de las regiones italianas, que son las administraciones más castigadas por los recortes, anunciaron hoy que se plantan y se mostraron dispuestos a devolver competencias al Estado si este no asume en la misma proporción el esfuerzo de austeridad.

'El plan lo pagan sólo los trabajadores', dice el sindicato CGIL

El éxito de las concentraciones sorprendió al sindicato mayoritario que había convocado la huelga, la Confederación General Italiana del Trabajo (CGIL). Aunque no había anunciado su participación en las movilizaciones y siempre ha tenido una actitud moderada ante el tijeretazo, el principal líder de la oposición, Pierluigi Bersani, acabó por desfilar por las calles de Milán.

A diferencia de las protestas masivas, la huelga ocho horas en el sector público y cuatro en el privado tuvo un seguimiento mucho más exiguo. El Gobierno aseguró que en la Administración sólo se ausentó el 3% de los trabajadores. El sindicato puso el acento en el seguimiento en los transportes: 'Sólo en el aeropuerto de Roma, Fiumicino, se han contado 86 vuelos anulados, una línea de metro de la ciudad (sólo hay dos) ha cerrado y la mitad de los autobuses no ha circulado. En Nápoles y en Milán, el seguimiento también ha sido alto', aseguró la CGIL.

Tanto el sindicato como los partidos de oposición que se sumaron a la huelga Italia de los Valores, del juez Antonio Di Pietro, seguido con cautela por el Partido Democrático de Pierluigi Bersani, además de los partidos más a la izquierda sin representación parlamentaria consideran profundamente equivocado el modo en que el Gobierno de Berlusconi ha acometido el recorte de 25.000 millones de euros en los próximos dos años.

Se cancelan 86 vuelos en Roma y se paraliza parte del metro

Casi la mitad deberá ser asumido por las regiones, que destinan un 80% de su presupuesto a la atención sanitaria de los ciudadanos. Además, se encargan de la aprobación de incentivos empresariales, y la gestión del transporte y del medio ambiente. Otro tercio del recorte deberá provenir de la lucha contra la evasión fiscal que, según un estudio publicado hoy por la patronal, supone el 8,2% del PIB.

'El plan anticrisis se tiene que cambiar porque lo pagan sólo los trabajadores, los entes locales y los ciudadanos', clamó hoy en Bolonia la secretaria de CGIL, Susanna Camuso. Esta ciudad llegó a concentrar el mayor número de manifestantes, unos 100.000 según la organización, lo que no extrañó, dado que la capital de Emilia-Romaña es el tradicional granero de votos de la izquierda. Pero aunque Bersani es de la región, prefirió desfilar en la capital económica del país, Milán. El plan del Gobierno, dijo este político, 'es injusto', y añadió: 'El Partido Democrático ha hecho propuestas para distribuir los recortes de modo distinto, ¿por qué el Gobierno no las examina?'.

El líder de la oposición, Bersani, acude a la protesta por sorpresa

Di Pietro eligió Nápoles para manifestarse, pues es una ciudad símbolo de los derechos de los trabajadores. Esta semana, los empleados de la planta de FIAT en Pomigliano, al norte de la ciudad, aceptaron un ultimátum de la empresa para evitar que se marchara de la región. 'Estamos ante una lógica de empresa que produce esclavos', se lamentó Di Pietro. A su lado se manifestó el líder de Izquierda y Libertad, Nicky Vendola, posible rival de Bersani en las primarias para las próximas elecciones generales, en 2012.