Publicado: 15.12.2013 12:43 |Actualizado: 15.12.2013 12:43

La izquierda europea deposita en Tsipras el reto de cambiar las reglas del juego de la UE

El líder de Syriza es aclamado por el Pleno del IV Congreso del PIE. Será el candidato antiausteridad a la Comisión Europea. El cónclave muestra a las fuerzas alternativas que el conflicto las enriquece y las hace crecer com

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Lo que parecía que iba a ser un paseo de vino y rosas durante todo el fin de semana se ha revelado finalmente un proceso constructivo e intenso del que la izquierda alternativa sale realmente reforzada. El IV Congreso del Partido de la Izquierda Europea (PIE) celebrado en Madrid se cierra no sólo con una declaración de intenciones como es la candidatura de Alexis Tsipras a la presidencia de la Comisisión Europea, sino con un documento político completamente renovado que, si bien conserva la esencia del texto que llegó al hotel Auditorium el viernes, contiene matices, enmiendas y anexos que ponen de manifiesto una cosa: la discusión en la izquierda, el debate, la pelea interna, puede llegar a convertirse en algo positivo. Incluso si hay quien decide tomarse un tiempo de reflexión y separarse.

Pierre Laurent, el presidente del Partido Comunista Francés, ha sido reelegido en su cargo para los próximos cinco años por una amplia mayoría de los delegados. Junto a él estará el equipo que le ha acompañado desde el último Congreso de París en 2010. A Tsipras, Maite Mola (PCE) y Marisa Matias (Bloco de Esquerdas), se les suma ahora la búlgara Margarita Mileva (Partido de la Izquierda de Bulgaria).

"Este Congreso marca un giro, es una etapa fundamental. Ya no somos un cruce de caminos, de intercambio de ideas y de experiencias, a partir de ahora nos hemos convertido en actores europeos. Hemos tomado conciencia de que nuestros combates no tenían sentido si no establecemos relaciones de fuerza a escala europea. El futuro de Europa ya no se escribirá sin tener en cuenta a la izquierda europea [...] Vamos a luchar contra la Troika, los populismos, los extremismos que abogan por la xenofobia, las discriminaciones... nosotros no nos reconocemos en ninguno de esos postulados ni nos resignaremos a unos o a otros. Tenemos fe en una Europa solidaria y justa y esa ambición es la que nos mueve", dijo Laurent en su discurso de cierre.

Lo importante de la cita es que la izquierda europea ya sabe lo que quiere y en Tsipras tiene además el ejemplo y la esperanza de cómo se puede llegar a conseguir. Una de sus frases, durante la rueda de prensa posterior al nombramiento deja muy claro que hay proyecto común. En referencia a unas declaraciones de Andonis Samaras, el primer ministro griego, el líder de Syriza dijo: "La única obsesión que vemos hoy es la de la austeridad y el merkelismo, donde Samaras se ha convertido en el mayor fanático de este dogma. Nuestra obsesión, sin embargo, es tener un plan de salvación para todos los pueblos de Europa. Las recetas ultraliberales del genocidio económico que se está llevando a cabo está hundiendo a los pueblos en la extrema pobreza y la marginalización. Queremos pararlo y por eso creo que el cambio llegará. Serán cambios radicales y no tardará el día en que esto pase en Grecia. Será muy pronto y será un proceso que tendrá una continuación en todos los países. Esto ya es imparable. Si se dan elecciones adelantadas en Grecia, una victoria ya no sería de Syriza, sino del Partido de la Izquierda Europea y tendría consecuencias muy importantes para el resto de la izquierda europea, no sólo en nuestro país".

Tsipras parece haber aceptado naturalmente el nombramiento y no tiene ningún reparo en mostrar que le beneficia a él y que le beneficia al resto de izquierdas, que por primera vez en mucho tiempo tiene ante sí a una persona que transmite discurso, programa y esperanza. "Tenemos un proyecto para la UE, no podemos permitir que el avance neoliberal abra puertas al fascismo y al populismo. No vamos a tirar la toalla para impedir que nos sigan robando la democracia ni la UE de los ciudadanos, que es la que defendemos desde el PIE. Vamos a seguir trabajando por unir y sumar más fuerzas, para que todas aquellas personas que estamos a favor de unas políticas antineoliberales y anticapitalistas podamos confluir para acabar con el pensamiento único del bipartidismo en la UE, dijo Cayo Lara.

Lara hizo una defensa cerrada de Laurent, que se ha visto en medio de la polémica por las presiones del Parti de Gauche de Jean-Luc Melénchon para que retirara su candidatura. "Es el mejor candidato para dirigir el PIE", dijo el coordinador federal de IU. Finalmente, el PG suspenderá durante unos meses su participación en el PIE, hasta que pasen las elecciones municipales francesas. Pero de este Congreso hasta los más inconformes podrán sacar buenas conclusiones. El PIE ha ampliado las referencias al ecosocialismo en su documento político y los de Melénchon están organizando ya una conferencia sobre medio ambiente para enero en la que participarán Syriza, Die Linke, el Bloco de Esquerdas  y la Alianza Verde y Roja de Dinamarca.

Laurent lanzó sus propios mensajes al PG en su discurso final: "Siempre que hay un debate lo llevamos hasta el final con la voluntad de unirnos, sin obligar a nadie a someternos a la voluntad de los demás, lo hacemos movidos por la voluntad de andar juntos y es un orgullo para mi dirigir esta presidencia colectiva. Juntos vamos a seguir avanzando como un movimiento colectivo".  

Si el Congreso ha tenido un punto negro, ese no han sido las disputas. El punto negro ha sido que esta mañana el plenario rechazó la creación de un grupo de trabajo específico sobre Mujer, lo que ha hecho replantearse el futuro de la Red de mujeres (El-Fem) a las delegadas de varias formaciones del sur de Europa.

Cristina Simó, secretaria federal de Mujer en el PCE se ha encargado de coordinar la transición de El-Fem hasta la Asamblea que se celebró en la primera jornada del Congreso y este mediodía, tras el cierre, explicaba a Público su estupor por cómo se ha desarrollado la votación y por el resultado final. "Es imposible que un partido de la izquierda europea no tenga un grupo de trabajo de mujer", se lamentaba. Simó ha entrado en la ejecutiva aupada por el PCE y cuenta con el apoyo total de las mujeres del Partido Comunista de Francia, del Bloco de Esquerda y de Syriza. "Realmente muchas de nosotras nos estamos planteando nuestro futuro dentro del El-Fem. La red de muejers del sur de Europa es posiblemente la mejor solución", reconoció. 

Ayer, Laurent, consciente de lo que había sucedido, agradeció el trabajo de las mujeres durante el fin de semana. "En el PIE todo el mundo es feminista, somos un partido feminista, las mujeres lo son pero los hombres también y quiero garantizarles que vamos a enarbolar este combate y esta bandera. Desde la de la dirección del PIE vamos a apoyar con todas nuestras fuerzas la lucha feminista".

Las próximas citas del PIE están bien claras y también salen de este Congreso: debate sobre la posibilidad de que haya un presidente y una presidenta, Conferencia sobre la deuda en marzo de 2014 en Bruselas y un Foro de las alternativas para el otoño.