Publicado: 10.12.2013 07:19 |Actualizado: 10.12.2013 07:19

La izquierda europea se ofrece como alternativa para resolver "la crisis existencial de la UE"

Cerca de 40 formaciones, entre las que se encuentran IU, Syriza, Front de Gauche y Die Linke, celebran el próximo fin de semana en Madrid el 4º Congreso del Partido de la Izquierda Europea. El griego Alexis Tsipras será propuesto de

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La izquierda europea afronta el próximo fin de semana un momento crucial para demostrar su credibilidad como alternativa frente a la crisis. Cerca de 40 formaciones del viejo continente, entre las que destacan Izquierda Unida, Syriza, Front de Gauche y Die Linke, celebran en Madrid el 4º Congreso del Partido de la Izquierda Europea (PIE). El cónclave, en el que se reelegirá al comunista francés Pierre Laurent como presidente del PIE y se formalizará la promoción de la candidatura del griego Alexis Tsipras a la presidencia de la Comisión Europea, servirá también para presentar, con una voz unitaria, el proyecto de todas estas organizaciones para lo que definen como la "refundación" de la Unión Europea y frenar las políticas de austeridad.

Ayer, en una rueda de prensa en la sede federal de IU, la vicepresidenta del PIE, Maite Mola, señaló la importancia de este Congreso "en un momento en el que el 20% de la población europea vive bajo el umbral de la pobreza". "La situación es preocupante incluso en los países que se supone que no están en crisis, como por ejemplo Dinamarca y Suecia, donde se están sucediendo las manifestaciones y protestas", dijo. "Pretendemos, con una manera de trabajar distinta, que quede demostrado que la unión de la izquierda es posible", sentenció.

"La situación es preocupante incluso en los países que se supone que no están en crisis"

El punto de partida, según el borrador del documento político que se aprobará el próximo domingo, es la convicción de que el proyecto europeo original "se ha transformado en una pesadilla donde el único horizonte que tienen por delante los ciudadanos es una regresión social brutal y generalizada".

Una situación que desde el PIE ven como "insostenible" y que ha provocado "una crisis existencial de la UE" ante la que no valen medias tintas: "Hoy es necesario tomar decisiones cruciales [...] Si se mantiene la línea actual, la UE se verá reducida cada vez más a un directorio autoritario [...] que amenazará la idea de solidaridad y justicia europea".

Identificados como culpables de la actual crisis los "jefes de Estado europeos y todas las fuerzas que han sostenido sus proyectos en los parlamentos nacionales y Europeo, sobre todo con el consenso de las formaciones conservadoras, liberales, socialdemócratas y los verdes", los partidos que integran el PIE se ofrecen como la solución para "la refundación de Europa". Es decir: "Una nueva definición de sus objetivos, de sus políticas y sus estructuras, un nuevo modelo económico productivo, social y ecológico completamente diferente y fundado sobre la democracia, la igualdad y los derechos democráticos y sociales de los ciudadanos europeos".

Los partidos que integran el PIE se ofrecen como la solución para "la refundación de Europa"

Para articular todo esto, el PIE esgrime los que deben ser los cuatro pilares de ese renacimiento europeo. En primer lugar, el trabajo y el desarrollo social, ecológico y solidario, a través de la defensa de los servicios públicos, un salario mínimo europeo, y la defensa del medio ambiente y la producción alimentaria sostenible.

En segundo lugar, el documento habla de una economía "emancipada de los mercados financieros" que se centre en las personas. Sin duda puede ser uno de los puntos de debate más interesantes ya que en él se reafirma la posición de las organizaciones que se integran en el PIE de no abandonar el euro. El razonamiento, que coincide de pleno con la postura de IU es que la salida de la moneda única "no conducirá automáticamente a unas políticas más progresistas" y no resolvería el principal problema de fondo: "El papel de los mercados financieros y del gran capital".

A cambio, ofrecen una nueva regulación bancaria, una "estrategia común basada en políticas presupuestarias alternativas" y la democratización de un elemento clave como es el Banco Central Europeo. Asimismo, apuesta por "una transformación de la zona euro a través de un cambio radical de su arquitectura" que esté orientada "a las necesidades sociales".

La izquierda europea propondrá "la abolición de parte de la deuda" y una refinanciación 

A estos temas económicos fundamentales se les añade la necesidad de una postura común frente a la deuda. Mola anunció ayer que en marzo el PIE celebrará en Bruselas una convención que, según el documento político, propondrá "la abolición de parte de la deuda" y una refinanciación.

En tercer lugar, la izquierda europea se pone como objetivo que los estados recuperen su soberanía y sus democracias "reequilibrando los poderes" dentro de las instituciones comunitarias y "desarrollando la intervención popular y la democracia participativa".

El último punto de ese documento habla de temas como la vocación pacífica de Europa, la necesidad de una ruptura con la OTAN y su "disolución", la abolición del espacio Schengen y del sistema Frontex.

De viernes a domingo participarán, además de los delegados de los 26 partidos que conforman el PIE y los 7 partidos "observadores", miembros de los sindicatos europeos, activistas de movimientos sociales y de otras formaciones de la izquierda latinoamericana. Un lugar especial ocupará la intervención el viernes del vicepresidente de Bolivia, Álvaro García Linera, uno de los intelectuales más prestigiosos de Latinoamérica.