Público
Público

Japón divisa el fin de una era

El primer ministro convoca elecciones para el 30 de agosto. Los sondeos apuntan a una histórica victoria de la oposición por primera vez en 54 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Japón está a un paso de poner fin al régimen de partido único de facto vigente durante más de medio siglo. El partido que gobierna Japón ininterrumpidamente desde hace 54 años excepto un paréntesis de 10 meses en los noventa parece abocado a una derrota histórica en los comicios del 30 de agosto, convocados este martes por el primer ministro nipón, Taro Aso.

Con una popularidad inferior al 20% y muy cuestionado dentro de su propio partido, Aso pidió perdón a sus compatriotas antes de disolver la Cámara Baja y poner fecha a unas elecciones en las que todos los sondeos dan la victoria a la oposición.

Sólo el 19% de los electores están dispuestos a votar al gobernante Partido Liberal Demócrata (PLD). En cambio, el 42% se decanta por el opositor Partido Democrático de Japón (PDJ), según una encuesta publicada por el diario Asahi.

El líder opositor, Yukio Hatoyama, anunció que acabará 'con la política de los burócratas' si los electores le dan la confianza y anunció una dura campaña a partir del 18 de agosto. 'Afrontaremos las elecciones pensando que se trata de una misión histórica', incidió Hatoyama.

Aso, de 68 años, es el cuarto primer ministro de la última legislatura y sólo ha ejercido su cargo durante diez meses. Aún así, los altos cargos de su propio partido le exigen que dimita antes de las elecciones para poder presentar a un candidato más popular.

La dureza con la que la crisis económica mundial ha golpeado Japón y los escándalos de corrupción han mermado la confianza en el Gobierno. Aso ha respondido a las numerosas críticas con salidas de tono que han desconcertado a los japoneses y han hundido su popularidad.

'Pido perdón por mis comentarios inadecuados, que han dañado mi credibilidad', lamentó el primer ministro japonés en un discurso televisado. Desde que llegó al poder, en septiembre de 2008, Aso ha dicho que los médicos japoneses no tienen sentido común y que las madres necesitan 'más disciplina que sus hijos', enojando a ambos colectivos.

El probable cambio de Gobierno no conllevará, sin embargo, grandes diferencias ideológicas. Ambos partidos prometen las mismas recetas económicas para sacar a Japón de la crisis.