Publicado: 02.10.2014 10:31 |Actualizado: 02.10.2014 10:31

El jefe del Ejecutivo de Hong Kong juega a esperar mientras los manifestantes exigen su renuncia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El líder de Hong Kong está dispuesto a dejar que las manifestaciones prodemocracia que bloquean amplias zonas de la ciudad se prolonguen por semanas si es necesario, dijo una fuente cercana a él, mientras que unos desafiantes manifestantes prometieron que no cederán. Las calles de la ciudad estaban en calma la madrugada del jueves en momentos en que la policía se mantenía a distancia de las miles de personas que continuaban las protestas, que se han extendido por casi una semana, en varias zonas del centro financiero mundial.

Los manifestantes quieren que el líder de Hong Kong, Leung Chun-ying, dimita antes de que concluya el jueves y han exigido que China introduzca la democracia plena para que la ciudad pueda elegir libremente a sus propias autoridades. Leung, nombrado por Pekín, se ha negado a dimitir, dejando a los dos lados muy separados en una disputa sobre cuánto control político debería ejercer China sobre Hong Kong.

Los antidisturbios intervendrán sólo si hay saqueos o violencia

El movimiento popular Occupy Central presenta uno de los mayores retos para la política de Pekín desde que aplastó violentamente las protestas prodemocracia en la Plaza de Tiananmen, en 1989. Leung, jefe ejecutivo de Hong Kong, está dispuesto a permitir que las protestas continúen e intervendrá sólo si hay saqueos o violencia, dijo una fuente gubernamental con lazos con el líder.

"A menos que haya una situación caótica no vamos a enviar a la policía antidisturbios (...) Esperamos que esto no suceda", dijo la fuente. "Debemos lidiar con esto de manera pacífica, aunque dure semanas o meses". Leung no pudo ser contactado para obtener comentarios.

La policía antidisturbios empleó gases lacrimógenos, espray de pimienta y cargas con bastones para sofocar los disturbios del fin de semana pasado, los peores en Hong Kong desde que China reanudó su mandato en la ex colonia británica en 1997.

Las protestas se han calmado considerablemente desde entonces, y la cantidad de personas en las calles ha caído fuertemente desde las decenas de miles vistas el fin de semana, aunque continúa el aire de tensión y las manifestaciones parecen lejos de terminar. Sin embargo, un grupo de unos 100 manifestantes han bloqueado la vía principal que lleva a la oficina de Leung en el distrito central de negocios, y algunos coreaban "Leung Chun-ying, renuncia!".

El presidente estadounidense, Barack Obama, dijo al ministro de Relaciones Exteriores de China, Wang Yi, que previamente se había reunido con el Secretario de Estado John Kerry, que Washington sigue de cerca las protestas e instó a una solución pacífica.

"Estados Unidos ha apoyado consistentemente el sistema abierto que es esencial para la estabilidad y prosperidad de Hong Kong, el sufragio universal, y las aspiraciones del pueblo de Hong Kong", dijo la Casa Blanca en un comunicado sobre la reunión, a la que también asistió la asesora de seguridad nacional estadounidense Susan Rice.

Manifestantes de la 'Revolución de los Paragüas'- REUTERS 

El sufragio universal es una meta eventual bajo la fórmula de "un país, dos sistemas" con la que China gobierna a Hong Kong. Bajo esa fórmula, China ofrece a Hong Kong cierta autonomía y libertades que no se disfrutan en China continental. Sin embargo, los manifestantes que pedían elecciones libres reaccionaron airadamente cuando Pekín decretó el 31 de agosto que iba a evaluar a los candidatos que deseen postularse para las elecciones de 2017 en Hong Kong.

Wang dijo antes de reunirse con Kerry que los países no deberían inmiscuirse en los asuntos internos de China. "El Gobierno chino ha declarado su posición de una manera muy formal y clara. Los asuntos de Hong Kong son asuntos internos de China. Todos los países deberían respetar la soberanía de China", dijo Wang.

Las autoridades chinas han suspendido durante una semana las visitas turísticas de grupos a Hong Kong desde el resto del país, según informa hoy un diario de ese territorio. La Administración Nacional China de Turismo habría indicado a los operadores turísticos de la parte continental que no organicen viajes a la ciudad, donde desde hace casi una semana persisten protestas en favor de la libre elección de su Ejecutivo, señala en su edición digital el diario South China Morning Post.

La medida no afecta a los viajeros individuales, ni tampoco a quienes contrataron sus viajes antes del pasado martes. La información cita al presidente de la Asociación de Operadores Turísticos de Hong Kong, Ricky Tse Kam-tin, quien considera que la decisión no tiene precedentes en la historia de la ciudad.

Los turistas chinos suponen un 75% del total de los visitantes exteriores de Hong Kong, aunque el 67% de ellos se desplaza de forma individual, y no en grupos organizados.

Aparte de las visitas a puntos turísticos, los visitantes chinos compran especialmente artículos de lujo o productos de alta calidad o importados, que son mucho más baratos que en el continente debido a la diferencia de impuestos.

Hong Kong atrae al año a una media de 40 millones de turistas chinos La región de Hong Kong atrae al año a una media de 40 millones de turistas chinos, según datos del Gobierno local.

Una de las épocas 'fuertes' de llegada de turistas es precisamente esta Semana de Oro de vacaciones en el país asiático, en cuyo primer día es tradicional ver largas colas de turistas chinos a las puertas de las tiendas de marca de una de las grandes avenidas donde se ubican Prada, Dolce & Gabbana o Louis Vuitton.

No obstante, en este 1 de octubre, la estampa cambió y, en lugar de lidiar con la espera bajo el sol, los turistas se enfrentaron a una avenida cortada en parte por miles de manifestantes pidiendo democracia.Líder de Hong Kong juega a esperar, manifestantes exigen su renuncia.