Publicado: 26.12.2013 18:42 |Actualizado: 26.12.2013 18:42

El jefe del Ejército: "Los militares llevarán a Egipto a la libertad"

Al Sisi promete mano dura contra los "terroristas". "Nosotros llevamos la razón", dice mientras prosigue la oleada de detenciones de miembros de Hermanos Musulmanes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

"Dios y los militares llevarán Egipto a la libertad". Con esta declaración de intenciones el general egipcio Abdel Fatah al Sisi, el jefe militar que derrocó al presidente islamista Mohamed Mursi en julio, ha justificado las últimas acciones de las autoridades del país contra los Hermanos Musulmanes.

El Gobierno, controlado por la cúpula castrense, ha detenido sólo este jueves a unos 38 miembros de la cofradía un día después de designar formalmente a la organización como grupo terrorista. Ayer arrestó a otros 60 islamistas en varias redadas en distintos puntos de Egipto. En un discurso durante una ceremonia de graduación de suboficiales, Al Sisi señaló que serán "firmes" ante el terrorismo. "Nosotros llevamos la razón. Queremos la libertad, la estabilidad y esto no será fácil. Hay que confiar en Dios, en sí mismos y en el Ejército", dijo el también el comandante en jefe de las Fuerzas Armadas, instó a las tropas a no dejar que los ataques terroristas "afecten o perjudiquen su moral".

Asimismo, agregó que la situación "no es preocupante ni da miedo porque las Fuerzas Armadas egipcias se sacrificarán por Egipto y los egipcios y aquellos que os hacen daño desaparecerán de la faz de la tierra". Al Sisi hacía referencia al atentado que causó 16 muertos frente a una sede de la policía en la ciudad de Mansura, en el delta del río Nilo. Este jueves una bomba ha estallado cerca de un autobús en el barrio de Ciudad Nasr, en El Cairo, hiriendo a cinco personas mientras que otro artefacto colocado en las inmediaciones fue desactivado por los artificieros del Ministerio del Interior.

Al Sisi: "Aquellos que os hacen daño desaparecerán de la faz de la tierra"

Tras el ataque de Mansura, el Gobierno egipcio no dudó en responsabilizar a Hermanos Musulmanes, que defienden que no tuvieron nada que ver. El atentado fue reivindicado por el grupo islamista del Sinaí Ansar Bayt al Maqdis, que ya ha asumido la responsabilidad por otros ataques con bomba, entre ellos un intento fallido de matar al ministro del Interior en septiembre. La decisión de clasificar a la hermandad como organización terrorista da más capacidad a las autoridades para reprimir al movimiento que impulsó a Mursi hasta la Presidencia del país hace 18 meses y que permanece detenido desde su derrocamiento.

Aparte de la oleada de detenciones, las autoridades también han prohibido la difusión del periódico Libertad y Justicia, del brazo político de los Hermanos Musulmanes. La agencia estatal de noticias precisó que los arrestados estaban acusados de "propagar la ideología del grupo de los Hermanos Musulmanes, distribuir sus panfletos e incitar a la violencia contra el Ejército y la Policía". Las fuentes de seguridad dieron un total de 38 detenciones por cargos de terrorismo en todo el país.

A partir de ahora, cualquier persona que asista a las protestas de los Hermanos Musulmanes será encarcelada durante cinco años, dijo el portavoz del Ministerio del Interior, Hani Abdel Latif, a la televisión estatal. Las condenas por la nueva ley pueden llevar hasta la cadena perpetua. "La sentencia podría ser la muerte para aquellos que lideran esta organización", añadió. Los cargos de terrorismo se aplicarán a cualquiera que financie o promueva al grupo "verbalmente o por escrito".

"Los Hermanos son unos patriotas pacíficos", defienden los aliados de los islamistas

El Estado ha acusado a los Hermanos de recurrir a la violencia desde que el Ejército derrocó a Mursi después de unas masivas protestas contra su mandato. Desde entonces, los ataques a las fuerzas de seguridad son habituales y ya han dejado 350 soldados y policías muertos. Los Hermanos niegan haber recurrido a la violencia, diciendo que el Ejército organizó un sangriento golpe matando a cientos de sus seguidores.

Los aliados islamistas de los Hermanos Musulmanes respondieron de forma desafiante a la decisión del Gobierno de clasificar a la cofradía como "grupo terrorista", prometiendo seguir con las protestas que han protagonizado contra el Ejército desde la deposición de Mursi. "Los golpistas son una organización terrorista. Los Hermanos son unos patriotas pacíficos", dijeron en un comunicado. En las semanas después de su derrocamiento, las fuerzas de seguridad mataron a cientos de seguidores de Mursi que realizaron acampadas de protesta en El Cairo, y detuvieron a miles de ellos, incluidos la mayoría de los líderes del movimiento.

Los fiscales ordenaron la semana pasada que Mursi y otros se enfrenten a un juicio que incluye cargos por terrorismo, por lo que podrían ser ejecutados. La Alianza Nacional para Apoyar la Legitimidad, la coalición pro-Mursi, pidió una "semana de la ira" y el Partido Libertad y Justicia, el brazo político de los Hermanos, pidió una protesta el viernes por el movimiento del Gobierno. La oficina del fiscal, que investiga el ataque con bomba en Mansura, dijo que no habría comentarios hasta que la investigación se complete.