Publicado: 05.07.2014 15:39 |Actualizado: 05.07.2014 15:39

El joven palestino asesinado en Jerusalén fue quemado vivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El resultado preliminar de la autopsia al cuerpo del menor palestino asesinado esta semana en Jerusalén, presuntamente por ultranacionalistas judíos, muestra que fue quemado vivo, informó el fiscal general palestino, Mohamad Abdel Ghani Uweili.

En declaraciones difundidas por la agencia de noticias local Maan, el fiscal argumentó que los forenses hallaron restos de hollín y humo en la garganta y los pulmones de Mohamad Abu Jedeir, de 16 años, que demuestran que cuando le prendieron fuego aún respiraba. "Mohamad tenía también una fuerte herida en la cabeza, pero esa no fue la causa de su muerte", explicó Uweili, quien anunció que el resultado definitivo del examen, en el que estuvo presente un forense palestino, se conocerá en las próximas horas.

Abu Jedeir desapareció el pasado martes en el barrio de Suafat, en Jerusalén Este, donde fue forzado a entrar en un coche en medio de una ola de ataques racistas de extremistas judíos en venganza por el asesinato días antes de tres estudiantes israelíes -dos menores- cerca de la ciudad palestina de Hebrón. Su cuerpo fue hallado varias horas después, calcinado, en una zona boscosa de Jerusalén Oeste, un crimen que la Policía israelí investiga y cuya principal hipótesis es la venganza por parte de ultranacionalistas judíos.

El adolescente fue enterrado el viernes en medio del dolor y la ira de esta barriada de Jerusalén Este y de la polémica también por la falta de avances en la investigación y el retraso por parte de las autoridades israelíes en la autopsia y la entrega del cadáver a los familiares. Hoy, uno de los principales líderes palestinos, Ahmad Qurea, afirmódurante las condolencias a la familia que Jerusalén Este es tierra ocupada y que la Autoridad Nacional Palestina (ANP) Palestina "no puede hacer nada" más allá de "dar una pequeña protección a los palestinos".

Por su parte, el padre del menor pidió a Israel que destruya la casa de los culpables como ha hecho con la de la familia de los dos presuntos autores del asesinato de tres estudiantes israelíes y que imponga un castigo igual al de la familia Qawasme, a uno de cuyos miembros se le acusa del asesinato de Eyal Yifrach, Gilad Shaer y Naftali Fraenkel, dos de ellos también menores.