Público
Público

Jubilación merecida para la perforadora Liebre' T-130

La máquina que realizó el túnel de salida abandona la mina entre aplausos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La máquina Schramm T-130, que logró finalizar el conducto por el que saldrán los 33 mineros, abandonó el yacimiento San José en medio de los aplausos de los familiares.

Medio centenar de trabajadores, en su mayoría de la empresa privada Geotec, que llevó adelante los trabajos de perforación, salieron exultantes del yacimiento, con banderas en las manos y los cascos de seguridad aún puestos. Dos de ellos, Jorge Contreras y Luis Badilla, habían llegado unas horas antes con los tubos que se utilizarán para proteger las paredes del túnel, de unos 70 centímetros de diámetro y 630 metros de profundidad.

'Esto queda grabado para siempre. Es bonito. Estar aquí es algo que no tiene nombre', dijo Badilla. 'Ha sido emocionante', añadió Contreras. Entre el ruido de los bocinazos y la algarabía desatada, los técnicos repartieron camisetas con la imagen impresa de la T-130, a la que los familiares denominaron La Liebre por su velocidad de avance.

Antes de que fuera trasladada a la mina San José para llevar a cabo el Plan B del rescate, esta perforadora realizaba sus trabajos en la mina Doña Inés de Collahuasi, en las cercanías de Iquique, a unos 1.000 kilómetros al norte de Copiapó.

Rodrigo Serey también colaboró en las tareas de rescate junto a otro medio centenar de personas. 'No hay muchas palabras para describir esta emoción, que es ser parte de esta historia', dijo mientras salía de la mina subido en un todoterreno, junto a la decena de camiones y camionetas que formaban la comitiva.

Mientras tanto, los familiares aplaudían agradecidos a los técnicos y a la máquina Schramm T-130 en la que están depositadas sus esperanzas. 'Fue emocionante. Imagínese, la máquina que va a rescatar los 33 mineros', dijo a Jeannete, tía de Jimmy Sánchez, al que su familia espera con una gran fiesta preparada, que incluirá orquesta y un chancho (cerdo) a la parrilla.

También Alfonso Ávalos, padre de los mineros Renán y Florencio, se mostró 'muy contento' con el buen resultado de la máquina, que después de 33 días de trabajo, ha abierto el camino para que los 33 mineros puedan recobrar su libertad tras más de dos meses de encierro.