Público
Público

Juegos, mp3 y canal de fútbol para los mineros atrapados

Los equipos de salvamento envían más material para mejorar sus condiciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Mientras hoy debe comenzar a funcionar la potente máquina perforadora para el rescate de los 33 mineros atrapados en Chile, las autoridades les harán llegar todo tipo de material para hacer más llevadero la larga espera de hasta cuatro meses. Para mantener su salud física, reciben colchones inflables para no dormir sobre el suelo húmedo y calcetines con hilos de cobre para evitar infecciones. Para la salud mental, se les enviarán equipos de entretenimiento, como reproductores de música mp3 con cascos, juegos de salón y un monitor para ver los partidos de fútbol en directo.

Los ingenieros a cargo de la operación insistieron el sábado en que pasarán entre tres y cuatro meses antes de que los trabajadores, que llevan desde el 5 de agosto a 688 metros bajo tierra, puedan salir a la superficie.

No obstante, el presidente de Chile, Sebastián Piñera, sigue empeñado en acelerar este proceso y pide a los expertos a buscar métodos alternativos. En una conversación por teléfono con su homólogo boliviano Evo Morales el sábado, le aseguró que en noviembre viajaría a Bolivia con Carlos Mamani, el minero boliviano que permanece enterrado en el yacimiento San José.

Los 33 atrapados recibieron una cámara de vídeo con una grabación de sus familiares

Los mineros están recibiendo alimentos, atención médica y comunicación a distancia a través de tres perforaciones que se hicieron en las galerías donde ellos permanecen. Estos conductos son considerados vitales para la subsistencia, por lo que se efectuará un nuevo agujero aparte destinado a la salida de los mineros en una especie de ascensor.

El fin de semana, el equipo de rescate informó a las familias de cada minero atrapado que disponían de dos minutos para enviar un mensaje. Se les pidió que sólo dieran saludos y comentaran hechos o situaciones positivas. Los 33 atrapados recibieron una cámara de vídeo con una grabación de sus familiares, quienes se han instalado en las afueras de la mina San José, en tiendas de campaña, desde el mismo día del derrumbe, incluida la familia del inmigrante boliviano.

El ministro de Sanidad, Jaime Mañalich, de guardia en la zona, comentó a la prensa que los cinco mineros a los que se les había diagnosticado depresión están recibiendo cuidados especiales y han experimentado una mejoría.

A los numerosos mensajes que han recibido los 33 mineros atrapados desde que se estableció contacto con ellos, se ha sumado un saludo del Papa, quien se acordó ayer de la tragedia en la habitual oración de domingo en la residencia de Castel Gandolfo. Benedicto XVI ofreció a los atrapados “mi cercanía espiritual y mis continuas oraciones para que mantengan la serenidad en la espera de una feliz conclusión de los trabajos que se están llevando a cabo para su rescate”, dijo el pontífice en castellano. Al mediodía de ayer, se les comunicó a los mineros –en su mayoría creyentes católicos– la preocupación manifestada por la alta autoridad religiosa.