Público
Público

Julian Assange, cuatro años 'detenido' en la embajada ecuatoriana en Londres

Perseguido por Reino Unido, Suecia y Estados Unidos, el ciberactivista continúa vigilado por autoridades británicas, lo que ha supuesto un coste cercano a los 18 millones de dólares para la economía del país.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5
Comentarios:

Julian Assange, cuatro años 'detenido' en la embajada ecuatoriana en Londres. REUTERS

MADRID.- 'Escondido' de Suecia, Reino Unido y Estados Unidos. Así vive el fundador de la organización Wikileaks, Julian Assange, desde el 16 de agosto de 2012, día en el que se refugió en la Embajada de Ecuador en Londres bajo el estatus de asilo político.

Perseguido por Suecia desde que el 18 de noviembre de 2010 el país europeo emitiera una orden internacional de búsqueda y captura contra Assange por un presunto delito de abusos sexuales y violación contra dos ciudadanas suecas.

Perseguido por Reino Unido
, donde se encontraba en el momento en el que los suecos emitieran la orden en su contra. A pesar de que en un principió se entregó a las autoridades británicas, más tarde solicitó refugio a Ecuador en su embajada de la capital inglesa.

Perseguido por Estados Unidos por la publicación en 2010 de documentos oficiales secretos de las invasiones norteamericanas a Irak y Afganistán tras los atentados del 11 de septiembre, en donde quedó patente el abuso por parte de las ejército estadounidense y la muerte de civiles en manos de los militares de las fuerzas armadas

El ciberactivista australiano y su entorno han defendido reiteradamente su inocencia del caso de abusos sexuales, asegurando que se trata de una maniobra política con el fin de conseguir su extradición a Estados Unidos, donde incluso podría ser condenado a pena de muerte por espionaje.

A pesar de que aun no existe una acusación formal por dicho delito en Estados Unidos, desde WikiLeaks sostienen que el proceso ya está en marcha. En cualquier caso, una realidad desalentadora para Assange es la pena de 35 años de cárcel que pesa sobre la soldado estadounidense Chelsea Manning (antes Bradley Manning) por filtrar documentos a dicha web.

Es por todo ello por lo que el decidió refugiarse en la embajada ecuatoriana en Londres, vigilada por las autoridades británicas a la espera de que salga al exterior y pueda ser detenido, por lo que prácticamente vive como un preso. Vigilancia que ha supuesto un coste cercano a los 18 millones de dólares para la economía británica.

Dilema británico

La concesión de asilo en la embajada ecuatoriana puso a Reino Unido en una delicada situación diplomática: ¿Cómo detener a Assange sin violar las leyes internacionales ni provocar ningún conflicto?

La Convención de Relaciones Diplomáticas de Viena de 1961 establece la "regla de inviolabilidad", que prohíbe la entrada en las embajadas a las fuerzas de seguridad de los países donde se encuentran si no es con el permiso del embajador.

Por su parte, Londres sostiene que una ley británica de 1987 le permite revocar la inmunidad diplomática y entrar en la Embajada a detenerle. Esta ley fue aprobada tras el asesinato tres años antes de la agente británica Yvonne Fletcher por un disparo de bala efectuado desde el interior de la embajada de Libia en Londres.

La norma pone como condición el hecho de que se haga "en cumplimiento de la ley internacional" y se vincula la entrada en la embajada a una serie de "consideraciones materiales" como "la seguridad de los ciudadanos y la seguridad nacional", según explica el jurista Carl Gardner en su blog "Head of Legal"

De acuerdo a diversos expertos, Londres necesitaría además del permiso de un tribunal para proceder a la detención del acusado y convencer a la justicia de que Ecuador violó las leyes internacionales.

El 'caso Assange' tensó las relaciones entre Ecuador y el país europeo, el cual incluso llegó a rechazar "categóricamente" impulsar una "relación bilateral positiva" con el país andino hasta que no esté resuelto. El canciller ecuatoriano, Guillaume Long, manifestó su "decepción" ante la postura inglesa.

Filtración

En 2006 nacía WikiLeaks, una organización sin ánimo de lucro la cual se autodefine "un servicio público diseñado para proteger a denunciantes, periodistas y activistas que cuentan con información sensible que quieren comunicar al público"

Fue en 2010 cuando la figura de Julian Assange alcanzó gran relevancia en los medios de comunicación tras revelar cientos de miles de documentos estadounidenses con mensajes militares secretos sobre las guerras de Irak y de Afganistán y cables diplomáticos sobre dirigentes extranjeros.

Unas imágenes, en donde se veía al Ejército estadounidense masacrar a varios civiles en Irak a quienes confundieron con terroristas, entre ellos dos periodista de la agencia Reuters, a kilómetros del suelo con un potente y sofisticado armamento, pronto inundaron las redes de todo el mundo. El vídeo, datado del 12 de julio de 2007 y titulado 'Collateral Murder', ponía a las fuerzas armadas norteamericanas en el 'ojo del huracán'.

Asimismo, cerca 400.000 documentos sobre la guerra de Irak detallaban atentados contra la población civil, como asesinatos a niños en plena calle, torturas contra detenidos para interrogarlos y abusos contra civiles.

Poco después de su divulgación, Suecia expedía la orden de arresto contra el australiano, siendo detenido en Reino Unido. Tras varios meses bajo arresto domiciliario luchando contra la extradición, la cual fue ordena en 2012. Meses después, Assange pidió ayuda al país presidido por Rafael Correa.

En cuanto a Afganistán, la organización filtró el 25 de julio de 2010 a los periódicos The Guardian, The New York Times y Der Spiegel un conjunto de unos 92.000 documentos sobre la Guerra de Afganistán entre los años 2004 y 2009 que se hicieron públicos

En ellos se describían prácticas como asesinatos selectivos, daños colaterales a civiles durante operaciones y brutalidades realizadas por soldados estadounidenses.

Poco después salieron a la luz 250.000 cables diplomáticos estadounidenses con información sobre la injerencia de Estados Unidos en asuntos internos de otras naciones.

Tampoco quedó libre del alcance de WikiLeaks la prisión de Guantánamo. Los documentos señalaban que en la cárcel EEUU "creó un sistema policial y penal sin garantías en el que solo importaban dos cuestiones: cuánta información se obtendría de los presos, aunque fueran inocentes, y si podían ser peligrosos en el futuro".