Público
Público

La Junta birmana convoca elecciones

La Nobel de la Paz Suu Kyi no participará en el sufragio del 7 de noviembre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La televisión y la radio estatal birmanas fueron este viernes muy escuetas con el anuncio de la convocatoria de los primeros comicios democráticos en 20 años: 'Las elecciones generales multipartidistas al Parlamento Nacional se celebrarán el domingo 7 de noviembre'. La precisión del aviso contrasta con la retórica habitual de los medios de comunicación de la Junta militar.

A pesar de la presión internacional, la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi no concurrirá al sufragio. La líder del recientemente extinto partido opositor Liga Nacional para la Democracia (LND) decidió boicotear los comicios ante los requisitos draconianos impuestos por la Junta. El icono de la resistencia demócratica ha pasado 15 de los últimos 21 años bajo arresto domiciliario.

La votación parece poco más que un lavado de cara para los casi 50 años de férrea dictadura militar. 'Esto no es más que una transición de un Gobierno militar a un Gobierno civil controlado por militares', dice Phil Robertson, vicedirector de Asia de la organización Human Rights Watch.

Ni los monjes, quienes protagonizaron la Revolución del Azafrán en 2007, ni los presos políticos podrán presentarse a los comicios. Una cuarta parte de los escaños y varios ministerios destacados quedarán en manos de los militares. Aún así 40 partidos concurrirán a las elecciones y tendrán que presentar la lista de sus candidatos antes del 30 de agosto.

'Esto no es más que una transición de un Gobierno militar a un Gobierno civil'

Una facción del LND bajo la nomenclatura de Fuerza Nacional Democrática participará en las elecciones desoyendo el consejo de su antigua líder. Otros independientes, como las llamadas 'Tres Princesas', hijas de tres antiguos primer ministros del país, se enfrentarán con el partido oficialista de la Unión de la Solidaridad y Desarrollo, que dispone de fondos estatales. También el 40% de las minorías étnicas contarán con representantes.

'Las elecciones no serán libres ni democráticas, pero suponen un primer paso hacia esa dirección. Suu Kyi será la gran perdedora ya que se ha mostrado muy inflexible, como si estuviera todavía en los noventa. Pero han pasado 20 años desde entonces', señala BrahmaChellaney, analista del Centro de Investigación Política de Nueva Delhi.

La LND arrasó en los comicios de 1990, aunque la Junta militar no aceptó los resultados. El pueblo birmano sigue adorando a la Dama, como se conoce habitualmente a Aung San Suu Kyi, hija del heróe de la independencia del país asiático.