Público
Público

La Justicia británica acepta extraditar a Assange a Suecia

La defensa cuenta con siete días para presentar un recurso

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El juez Howard Riddle ha decidido que el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, sea extraditado a Suecia para defenderse de las acusaciones de violación y abuso sexual que pesan sobre él.

Según Riddle, 'si para la Justicia sueca ha habido algún tipo de delito, el mejor sitio para decidirlo es en Suecia', por lo que aceptó así la solicitud de la fiscal Marianne Ny.

El juez ha ido tirando por tierra todos los argumentos de la defensa de Assange durante la vista celebrada hoy en Londres y ha dicho la Fiscalía sueca ha actuado de acuerdo con el derecho internacional en todo momento. Según Riddle, el fundador de WikiLeaks no ha mostrado una verdadera disponibilidad para declarar.

Los abogados cuentan ahora con una semana para presentar un recurso, pero las palabras de Riddle han sido bastante duras, señal de que quizá el matemático australiano no tendrá más remedio que enfrentarse a un juicio en Estocolmo.

Mark Stephens, uno de los defensores, confirmó nada más terminar la vista que  presentarán dicho recurso que, en cualquier caso, ayudaría a ganar tiempo ya que de no presentarlo, en diez días Assange tendría que volar a Suecia. 

Posteriormente, en un comunicado oficial, Stephens dijo que el razonamiento de la defensa seguirá basándose en la tesis que no ha aceptado como válida Riddle. Esto es el hecho de que Assange tendrá que enfrentarse en Suecia a un juicio 'secreto' y estará 'incomunicado' hasta que se celebre.

En la última vista, que se celebró hace dos semanas, los abogados de Assange dijeron que una extradición supondrá que el fundador de WikiLeaks será sometido a un juicio sin testigos, como lo establece la ley sueca para los delitos sexuales.

También afirmaron que si es entregado a Suecia, podría terminar en última instancia en EEUU, donde podría ser procesado por un delito de alta traición y ejecutado.

Este es el principal temor de Assange, que cree que EEUU no cesará en su empeño por juzgarlo tras la publicación de los cables diplomáticos de las embajadas estadounidenses en diciembre.