Público
Público

Karzai inaugura la asamblea para reinsertar a los talibanes

El presidente de Afganistán se reúne con los líderes tribales mientras las bombas explotan en Kabul

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente afgano, Hamid Karzai, pronunciaba las primeras palabras de su discurso de apertura de los tres días de reuniones con los líderes tribales para lanzar un plan de paz definitivo, cuando tres proyectiles estallaban en el exterior. Los talibanes no habían sido invitados a la reunión, pero desplegaron varios suicidas y lanzaron cohetes en una zona cercana a la gran tienda en la que ya se celebró la asamblea que dio a luz la constitución de 2002.

Karzai pretende ofrecer una nueva oportunidad a los insurgentes que quieran reintegrarse en la sociedad, tal y como han apoyado la OTAN, EEUU y la UE.

A la asamblea tampoco asistió Abdullah Abdullah, el principal rival político de Karzai que se retiró de la elección presidencial incluso cuando se demostró que Karzai había manipulado los comicios. Para él, este gesto del presidente no es más que un acto de relaciones públicas para tratar de vender la idea de que el nuevo Gobierno va a ser más transparente que el anterior.

Los talibanes calificaron la reunión de farsa y han amenazado de muerte a varios de los líderes tribales afines al presidente.

Y cuando estalló el primer explosivo, Karzai pidió a los asistentes que estuvieran tranquilos porque 'no va a pasar nada. Todos estamos acostumbrados ya a este tipo de cosas'. Después prosiguió con su discurso en el que según la agencia Reuters prometió presionar a las tropas de la OTAN para que reduzcan las víctimas civiles y eviten las redadas nocturnas.

Una vez concluída su intervención, Karzai abandonaba el complejo rodeado de fuertes medidas de seguridad.

Los incidentes no pasaron a mayores y las fuerzas de Seguridad actuaron rápidamente para evitar que el ataque de los talibanes pudiera interrumpir la reunión, considerada vital para el futuro del país.

La ronda de asambleas, denominada Jirga, ha sido bienvenida por los líderes interacionales como un buen paso hacia la consecución de un plan de paz que tenga el consenso de la mayor parte de la población. El tema central es la reinserción de los talibanes que quieran dejar las armas, a los que se les ofrecerá un puesto de trabajo e incentivos económicos.

Aunque como apunta el diario The Guardian, este tema no va a ser tan controvertido como la forma en la que se llevarán a cabo esas negociaciones y qué se les ofrecerá a los insurgentes a cambio de la paz.