Publicado: 08.04.2014 19:06 |Actualizado: 08.04.2014 19:06

Kerry denuncia que Rusia está detrás de los incidentes en el este de Ucrania

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, ha denunciado este martes que está claro que hay agentes rusos detrás de los acontecimientos en las últimas 24 horas en el este de Ucrania y que Rusia está implicada en un esfuerzo ilegal por desestabilizar el país vecino con operativos pagados.

En este sentido, ha dejado claro que Estados Unidos está dispuesto a imponer más sanciones "duras" contra Rusia por su papel en Ucrania, con los sectores energético, minero y bancario sobre la mesa.

Un grupo de prorrusos armados tienen ocupada la sede de los Servicios de Seguridad de Ucrania (SBU, antiguo KGB) en la ciudad oriental de Lugansk los cuales "han plantado minas y mantienen a unas 60 personas como rehenes" según las autoridades ucranianas.

El SBU dio esos datos en un comunicado, citado por medios locales, en el que asegura que "bajo la amenaza de las armas, los separatistas retienen a la fuerza a unos 60 ciudadanos, a los que no dejan salir del edificio para regresar a sus casas". "Es decir están empleando métodos terroristas", añadió el comunicado de los servicios de seguridad.

El SBU añadió que se ha exigido a los ocupantes del edificio que liberen a los rehenes, entreguen las armas y eliminen los explosivos que han colocado.

La sede del SBU en Lugansk lleva ocupada dos días por manifestantes prorrusos que se hicieron con las armas de la armería.

Las autoridades ucranianas amenazaron hoy con usar toda la fuerza que les permite la ley antiterrorista si los manifestantes prorrusos no desalojan los edificios gubernamentales que mantienen ocupados en Donetsk y Lugansk, en el sureste del país.

"Si no encontramos la forma de arreglar la situación por la vía pacífica, actuaremos de acuerdo a la ley antiterrorista", aseguró el jefe del gabinete del presidente de Ucrania, Serguéi Páshinski.

Al amenazar con la fuerza, Ucrania desoyó la advertencia que le hizo hoy la Cancillería rusa, que en un comunicado le instó a "poner fin de inmediato a todo tipo de preparativos militares" para contener las protestas prorrusas, pues "podrían conducir al estallido de una guerra civil".