Público
Público

Kerry frena la conferencia de paz sobre Siria hasta que se aclare la entrega de las armas químicas

En el segundo día de conversaciones entre EEUU y Rusia, el secretario de Estado dice ser positivo en el proceso de desarme. La ONU acusa al régimen de negar la atención médica a los heridos en zonas rebeldes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los jefes de la diplomacia de Estados Unidos y de Rusia se reunieron este viernes con el mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, con quien acordaron volver a entrevistarse el próximo día 28 y fijar entonces una fecha para celebrar la conferencia de paz para Siria. El secretario de Estado de EEUU, John Kerry, y el ministro ruso de Exteriores, Serguei Lavrov, negocian por segundo día en Ginebra la manera de poner bajo control internacional el arsenal de armas químicas de Siria.

Antes de reanudar sus conversaciones, Lavrov y Kerry sostuvieron un encuentro de hora y media con Brahimi para hablar sobre la continuación del proceso diplomático que comenzó hace 15 meses para poner fin a la guerra civil en Siria, que ha causado el mayor coste humano que cualquier otro conflicto reciente. La reunión en la que se decidirá la fecha de la conferencia de paz tendrá lugar en Nueva York, al margen de la Asamblea General de la ONU, a la que Kerry y Lavrov asistirán.

Sin embargo, el secretario de Estado adelantó que las perspectivas de esa conferencia ─ en la que se centran todos los esfuerzos de Brahimi y que es vista como la única alternativa para alcanzar una salida negociada del conflicto─ dependerán de que el encuentro sobre armas químicas concluya de forma satisfactoria. 'Estamos comprometidos en intentar trabajar juntos, empezando con esta iniciativa sobre las armas químicas, con la esperanza de que estos esfuerzos valgan la pena y traigan la paz y la estabilidad a una parte del mundo rota por la guerra', ha afirmado Kerry durante una rueda de prensa conjunta en la que ha destacado que 'tenemos que implicar a nuestros expertos en armas químicas, a la Organización para la Prohibición de Armas Químicas y a la ONU para que juntos establezcan cómo resolver esta cuestión, rápida y profesionalmente'. Ayer por la noche, Al Asad cumplió con su palabra y envió a la ONU los formularios y la documentación necesaria para adherirse a los tratados internacionales sobre este tipo de armamento. En un comunicado, el secretario general, Ban Ki-moon, celebró el paso dado por Damasco.

Kerry también habló de la preocupación de ambos países 'por el aumento de la espiral de destrucción en Siria. Las dos partes están provocando cada vez más refugiados y más catástrofe humanitaria'. Esta semana, la comisión investigadora de la ONU para Siria publicó un informe en el que denunció los crímenes y violaciones de los derechos humanos que están cometiendo tanto el régimen de Al Asad como algunos grupos rebeldes armados formados por combatientes del extranjero. Según ese documento, su presencia en Siria es cada vez más alta y la violencia que emplean muy preocupante.

Este viernes, también en Ginebra, esa misma comisión denunció que el régimen impide de manera sistemática y como una política de Estado que los heridos que provienen de zonas controladas por la oposición o próximas a ellas sean atendidos, a través de acciones como ataques contra unidades médicas, hospitales y personal médico.

Precisamente en aquel informe, los expertos de la ONU avisaban a las potencias internacionales de que la única vía posible para la solución del conflicto es la política y llamaba la atención a aquellos países que están introduciendo armas para cualquiera de los dos bandos.