Publicado: 12.04.2014 10:55 |Actualizado: 12.04.2014 10:55

Kiev amenaza con una "respuesta muy dura" a las últimas ocupaciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La tensión sigue creciendo en la ciudad ucraniana de Slaviansk, en el este de ucrania, en la que una veintena de hombres armados han tomado una comisaría de Policía y posteriormente la sede del Servicio de Seguridad (SBU), según relata la Policía de Donetsk, a ciento viente kilómetros de Slaviansk.

El mismo cuerpo de seguridad ha asegurado desde Kiev que los prorrusos se han hecho con al menos 400 pistolas y 20 armas automáticas en la comisaría ocupada. "El propósito de la toma del edificio era hacerse con las armas, asegura la Policía".

"Están dando estas armas a los participantes en las protestas de Slaviansk", afirma el comunicado policial. Sin embargo, un fotógrafo de Reuters presente en la zona asegura no haber visto a los atacantes portando estas armas.  

La alcaldesa de Slaviansk, Nelia Shtepa,ha manifestado el apoyo del Gobierno local a la veintena de individuos armados que tomaron la comisaría. "Conozco a muchos de ellos, son gente nuestra y exigen la celebración de un referéndum. Estamos todos de acuerdo, no puedo negarme", subrayó Shtepa a los periodistas frente a la comisaría, donde se concentraron cientos de ciudadanos para apoyar la acción de los prorrusos.

 Por su parte, el ministro de Exteriores ha pedido a Rusia que acabe con las "provocaciones de sus agentes" en el Este de Ucrania.

Otros grupos han tomado dos comisarías policiales en la región Donetsk,  según Alexandr Filíppov, uno de los líderes de los ocupantes de la sede del Gobierno de esta región rusoparlante del sureste de Ucrania.

Filíppov precisó que se trata de dependencias policiales situadas en las ciudades de Krasni Limán y Druzkovka, que se suman a la comisaría de Slaviansk tomada durante la mañana y a la sede del SBU ocupada por el mismo grupo armado. 

La captura de la comisaría de Krasni Limán, ciudad de casi 25.000 habitantes, ha sido confirmada por el diputado Alexandr Briguinets, del partido gubernamental Batkivshina. "En estos momentos se mantienen negociaciones con ellos", escribió el legislador en su página de Facebook.

La toma de la comisaría en Druzkovka, ciudad de más de 60.000 habitantes, aún no ha sido confirmada por las autoridades.

El ministro del Interior del nuevo Gobierno, Arsen Avakov se ha apresurado a condenar la toma de esta comisaría desde su perfil de Facebook: "Los hombres, con uniforme de camuflaje, han tomado un departamento de la Policía en Slaviansk", ha escrito el ministro, advirtiendo que "la respuesta será muy dura". "Existe una diferencia entre manifestantes y terroristas", ha añadido Avakov, cuando aún no estaba claro quiénes era los ocupantes de la comisaría, y antes de afirmar que las fuerzas especiales de la Policía se dirigen a la comisaría ocupada.

"Habrá tolerancia cero con los terroristas armados. La reacción será muy dura, tanto, como la diferencia entre manifestantes y terroristas", subrayó el ministro, citado por el diario local Ukraínskaya Pravda.

"Es la clase de patriotas que necesitamos para acabar con el fascismo" dice uno de los líderes de otro grupo de ocupantes

Uno de los líderes del grupo que ocupa la sede del Gobierno de la región ha confirmado poco después que los hombres armados, vestidos de camuflaje, son prorrusos. "Los hombres tomaron la comisaría local en Slaviansk. Esta es la clase de patriotas que necesitamos para acabar con el fascismo que se ha instalado en Kiev", dijo Alexandr Filíppov en conversación telefónica desde el edificio gubernamental que ocupa, junto a sus compañeros, desde hace casi una semana.

 Esta incursión se suma a las sucedidas en las ciudades de Luhansk, Donetsk y Jarkiv, también en el este de Ucrania, donde manifestantes prorrusos se han hecho con el control de algunas sedes de gobierno. El Ejecutivo instaurado tras la deposición de Yanukovich ha denunciado que Moscú está detrás de estas operaciones para desestabilizar el país, lo que Rusia niega tajantemente.

Este viernes debía cumplirse el plazo concedido por las autoridades de Kiev a los manifestantes para que acabaran las ocupaciones, pero aunque estos han permanecido en sus posiciones la Policía ucraiana no ha tomado medidas para desalojarlos.

"Lo diré de nuevo: aquellos que quieran diálogo... tendrán diálogo y buscaremos soluciones. Aquellos que se sublevan, que prenden fuego a los edificios, disparan a ciudadanos y policías, siembran el terror con bates y máscaras, estas personas se enfrentarán a una respuestas apropiada", ha afirmado Avakov en su perfil de la red social.

En un mensaje a todas fuerzas políticas y organizaciones sociales ucranianas publicado en su página web, el Ministerio del Interior hace suyas las palabras de su titular, asegurando que "reaccionará con dureza ante intentos de desestabilizar la situación y alterar el orden público, así como ante desórdenes masivos", añade el texto.

La misiva menciona en particular a las regiones de Donetsk, Lugansk Járkkov, en el sureste del país, donde -subraya- se llevan a cabo "operaciones especiales para superar manifestaciones de separatismo".

Recuerda a las fuerzas políticas que la instigación de desórdenes masivos es un delito grave, que el código penal castiga con hasta 8 años de prisión y con hasta 15 si como consecuencia de ellos se producen muertes.

Al mismo tiempo, Interior ha subrayado que defiende de manera consecuente el derecho de los ciudadanos, independientemente de su nacionalidad, convicciones políticas y lugar de residencia, de expresar pacíficamente sus posiciones en todo el territorio de Ucrania.

Durante la mañana del sábado, otro grupo de activistas prorrusos entraron también en la Fiscalía regional de Donetsk, aunque liberaron el edificio poco después de manera pacífica. La propia Fiscalía, que ya funciona con normalidad, ha abierto una causa penal contra los responsables del asalto.

"Sobre las 06.05 de la mañana, un grupo de jóvenes armados con bates de béisbol irrumpieron en el edificio. Sin plantear exigencias, unos 40 asaltantes empezaron a construir barricadas con muebles en los accesos al edificio. Sobre las 07.30, abandonaron el inmueble después de una negociación", señala un comunicado de la Fiscalía.