Publicado: 02.03.2014 10:59 |Actualizado: 02.03.2014 10:59

Kiev: "El despliegue de tropas rusas es una declaración de guerra"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La escalada de tensión en Ucrania sigue aumentando. "Esto es alerta roja. No es una amenaza. Rusia nos ha declarado la guerra", ha declarado el primer ministro del Gobierno de Kiev, Arseni Yatseniuk, sobre los movimientos de tropas rusas en Crimea. El jefe del Ejecutivo interino ha solicitado al presidente Vladimir Putin que retire a sus soldados de la región autónoma. "Pedimos que retire a sus tropas de este país y honre los acuerdos bilaterales", declaró Yatseniuk a través de un comunicado oficial recogido por la cadena británica BBC. "Si lo que quiere Putin es convertirse en el presidente que inició una guerra entre dos países amigos y vecinos", apostilló el primer ministro, "ha dado exactamente en la diana. El despliegue de tropas rusas es una declaración de guerra".

Kiev ha puesto en alerta de combate a sus unidades y movilizado a sus reservistas, además de cerrar su espacio aéreo a los aviones no comerciales, después de que el presidente interino, Alexandr Turchínov, denunciara que "tropas rusas bloquean unidades militares ucranianas" en la república autónoma ucraniana de Crimea. "Si se produce un ataque de las tropas rusas, ello será considerado una agresión", advirtió Turchínov en una comparecencia ante la prensa al término de una sesión a puerta cerrada de la Rada Suprema (Parlamento) ucraniano.

Agregó que anoche así se lo expresó al presidente de la Duma (Cámara de Diputados) de Rusia, Serguéi Narishkin, al que manifestó la "agresividad" de las tropas rusas emplazadas en Crimea. "El mando ruso en la tropas en Crimea lanzó un ultimátum a las fuerza ucranianas para que antes de las 05.00 horas (03.00 GMT) de hoy entregaran sus armas y abandonaran sus unidades, aunque no se acató el ultimátum no hubo asalto. La situación sigue tensa, dijo Turchínov.

La alerta y el cierre del espacio aéreo no comercial fue emitida por el ministerio de Defensa ucraniano sin haber transcurrido 24 horas desde que Putin obtuviera la autorización del Senado para enviar tropas. Además, se adoptó horas después de que tres expresidentes ucranianos, Leonid Kravchuk, Leonid Kuchma y Víktor Yúschenko, pidieran a la Rada Suprema (Parlamento) que ordene la movilización del país para preparar su defensa. Al mismo tiempo los expresidentes instaron al Parlamento de Rusia a "dar un paso atrás y renunciar a una intervención militar que puede convertir en enemigos a rusos y ucranianos".

Kiev ha denunciado la toma masiva de objetivos estratégicos en Crimea por militares rusos, como el aeropuerto de Simferópol, un puesto de la Guardia de Fronteras en Sebastópol y una base antimisiles de las Fuerzas Aéreas de Ucrania. Según Dmitri Biloserkovets, miembro del partido ucraniano Udar, tropas rusas intentan asaltar una unidad de instrucción de la Armada ucraniana en la ciudad de Sebastopol, donde tiene su base la Flota rusa del Mar Negro. El periódico Ucraínskaya Pravda indicó que se trata de la unidad de instrucción Nº39, donde han tomado prisionero al oficial que iba a parlamentar". Añadió que "en uno de los edificios se declaró un incendio" y que "un camión militar sin distintivos identificativos trató de entrar en la base pero los nuestros lo impidieron". "Los rusos que están en el exterior de la base se han apostado con fusiles automáticos y amenazan con disparar", agregó.

Por su parte, un portavoz de la Marina de Guerra ucraniana citado por los medios aseguró que todas las bases navales en el territorio de Crimea "están bajo control" de las fuerzas ucranianas. Además, una columna de camiones militares rusos está avanzando por la carretera hacia Simferópol, capital de la república autónoma ucrania de Crimea desde la ciudad de Sebastopol, donde tiene su base la Flota rusa del Mar Negro, según medios locales e imágenes difundidas por la televisión.

Además, una fuente de Defensa ha asegurado que soldados rusos se han hecho con armamento del ejército de Ucrania y han urgido a los soldados ucranianos que se unan a "la autoridad legítima de Crimea". Los militares rusos han amenazado con recurrir a las armas que se han incautado, entre las que se cuentan rifles, pistolas y cargadores, según la agencia ucraniana Interfax. Los "negociadores" han ofrecido al ejército ucraniano en Crimea que deponga sus armas para unirse al bando opuesto y les han prometido, según la fuente, "condiciones decentes de servicio y protección social".

Anoche, el Consejo de Seguridad de la ONU mantuvo una tensa reunión sobre la crisis, en la que Rusia y las potencias occidentales se cruzaron reproches y acusaciones y no lograron ningún compromiso. Estados Unidos y el Reino Unido atacaron con dureza a Moscú por su intervención militar en territorio ucraniano y le exigieron dar marcha atrás, mientras que el embajador ruso defendió las medidas tomadas por el Kremlin y acusó a Occidente de estar detrás de la actual inestabilidad en Ucrania.