Publicado: 15.05.2014 09:44 |Actualizado: 15.05.2014 09:44

Kiev, dispuesto a discutir propuestas para la descentralización

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro interino de Ucrania, Arseni Yatseniuk, se ha mostrado dispuesto a discutir las propuestas de descentralización del poder en el diálogo nacional que ha comenzado este miércoles para sofocar la rebelión prorrusa en el este del país. De esta forma, ha considerado que las enmiendas constitucionales para descentralizar el poder, consiguiendo así el ansiado equilibrio entre Kiev y las distintas regiones, es el principal mecanismo para conseguir un acuerdo.

"Además, es necesario celebrar unas elecciones presidenciales transparentes porque el país necesita un nuevo jefe de Estado que sea legítimo", ha dicho, en declaraciones recogidas por la agencia de noticias rusa Itar-Tass. Asimismo, se ha mostrado a favor de un diálogo a cuatro bandas entre Ucrania, Rusia, la Unión Europea y Estados Unidos, con el objetivo prioritario de estabilizar la situación en el país.

A este respecto, ha insistido en que "la seguridad es la prioridad". "La gente tiene miedo a salir a la calle y a hablar con los demás. Temen por su futuro y el del país", ha lamentado el jefe del Gobierno interino. Y se ha mostrado consciente de que el país se enfrenta a "una tarea muy complicada". "Es muy importante comenzar este diálogo nacional ahora porque somos responsables del futuro de un Estado de 45 millones de habitantes en el corazón de Europa", ha destacado.

Por ello, ha aclarado que el Ejecutivo interino "no se va a apartar de ningún camino que lleve a la unidad", señalando, en concreto a "la descentralización energética, las enmiendas constitucionales, las elecciones presidenciales y la integración de Ucrania en la UE". Ha insistido en que la solución debe llegar exclusivamente por la vía política, reiterando que las autoridades de Kiev están dispuestas a hablar con cualquiera que no defienda sus posiciones con las armas.

Las conversaciones se han producido en un tenso momento para Kiev. El martes, siete soldados murieron en una emboscada cerca de la ciudad de Kramatorsk, en el este, en el ataque más mortífero contra las fuerzas de seguridad desde que comenzó la operación antiterrorista en esta parte del país el mes pasado.

Además, el pasado domingo, los ciudadanos de las regiones de Donetsk y Lugansk se pronunciaron en sendos referendos a favor de la autodeterminación. Tras conocerse el resultado, los líderes prorrusos pidieron que ambas regiones pasen a formar parte de Rusia, aunque por ahora Moscú no se ha pronunciado al respecto. Las conversaciones de este miércoles han reunido a ministros, líderes de partidos políticos, candidatos para las elecciones presidenciales del 25 de mayo, representantes del mundo de los negocios y responsables de los gobiernos locales.

Se espera que los participantes exploren métodos para transferir poderes que permitan una mayor autonomía local, algo con lo que Kiev espera abordar la desafección en el este del país. Sin embargo, el Gobierno ha excluido a los separatistas, a los que tilda de "terroristas", lo que le ha granjeado críticas desde fuera de Ucrania. Moscú ha dicho que debería haber conversaciones directas entre los separatistas y Kiev.