Publicado: 15.04.2014 10:10 |Actualizado: 15.04.2014 10:10

Kiev inicia la ofensiva militar contra los prorrusos del Este

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El presidente interino de Ucrania, Alexadr Turchinov, anunció hoy el comienzo de la ofensiva militar en la región de Donetsk, en el sureste del país, donde las milicias prorrusas han ocupado edificios administrativos y comisarías policiales en más de una decena diudades (ver mapa región). "En la madrugada de hoy, en el norte de la región de Donetsk, comenzó la operación antiterrorista", dijo Turchínov al inaugurar la sesión plenaria de la Rada Suprema, el Parlamento ucraniano.

El presidente interino indicó que la operación se llevará a cabo "por etapas, de manera sopesada y responsable". "El objetivo de estas acciones, vuelvo a subrayarlo, es defender a los ciudadanos de Ucrania, frenar el terror y los intentos de desmembrar el país", agregó. Per no ofreció detalles a los diputados de la marcha de la operación antiterrorista.

Mientras, muchos de los miembros de las milicias prorrusas de Crimea están  pasando a ser formalmente soldados de las Fuerzas Armadas rusas, lo que cambia las reglas del juego a Turchinov, pues de repente Putin cuenta con un ejército cercano a la zona del conflicto y que hasta ahora era ucraniano. El viceministro ruso de Defensa, el general Arkadi Bajin, ha informado que las Fuerzas Armadas de Rusia han contratado a más de 16.000 exmilitares y civiles ucranianos tras la anexión de Crimea.

Las Fuerzas Armadas rusas contratan a más de 16.000 exmilitares y civiles ucranianos 

"A día de hoy, 9.268 militares (ucranianos) han obtenido la ciudadanía rusa y han sido contratados por las FFAA de Rusia", dijo Bajin, quien precisó que, de ellos, "2.768 son oficiales; 1.302, alféreces; 5.007, soldados, y 191, cadetes". Todos ellos realizarán cursos de formación profesional adicional para responder a los estándares militares rusos. Además, "7.050 civiles que trabajaron anteriormente para las FFAA de Ucrania fueron contratados en las unidades de la Flota rusa del Mar Negro".

Mientras, en la región de Donetsk aumenta la tensión ante la inminente llegada de las fuerzas de combate ucranianas y el inicio de los enfrentamientos. El Gobierno ucraniano había dado plazo hasta la mañana del lunes para que los prorrusos depusieran las armas y desalojasen los edificios administrativos que mantienen ocupados, dando garantías a los activistas de que no serían perseguidos judicialmente si acataban el requerimiento de las autoridades. Sin embargo, el ultimátum fue rechazado por los prorrusos, que niegan toda legitimidad a las autoridades de Kiev.

El domingo pasado, en un mensaje al país, Turchínov anunció que el Consejo de Seguridad Nacional y Defensa de Ucrania comenzaría una "operación antiterrorista de envergadura con el empleo de las fuerzas armadas" para restablecer el orden en las regiones orientales de país, de mayoría rusohablante Advirtió, en esa ocasión, de que el Gobierno de Ucrania no permitirá la repetición del "guión de Crimea en las regiones orientales de Ucrania", en alusión a la reciente anexión de esa región ucraniana por la Federación de Rusia.

Según Turchínov, las autoridades ucranianas han hecho todo por evitar el derramamiento de sangre, pero están dispuestas a rechazar "con las armas en la mano los intentos de invasión y desestabilización, así como las acciones terroristas".  

La ONU pide a Crimea que desarme y disuelva sus milicias   Mientras, una misión de observación de derechos humanos de la ONU, que ha vistado recientemente ese territorio, han señalado que las autoridades de Crimea, anexionada por Rusia, deben "desarmar y disolver inmediatamente" todas las unidades paramilitares que operan fuera de la ley. "Las acciones de miembros de grupos paramilitares en Crimea causan gran preocupación (...) Permitir que fuerzas no reguladas lleven a cabo operaciones de seguridad abusivas va contra los derechos humanos fundamentales", señala el informe presentado hoy por esa misión. Una de las conclusiones fundamentales de los enviados de la ONU es que el Gobierno de Crimea debe proteger a sus ciudadanos de las acciones de esos grupos y asegurarse de que sea la policía la que hace cumplir la ley.