Publicado: 28.08.2014 11:09 |Actualizado: 28.08.2014 11:09

Kiev pide una reunión del Consejo de Seguridad tras el avance de los prorrusos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El primer ministro de Ucrania, Arseni Yatseniuk, pidió este jueves a sus colegas occidentales que convoquen de urgencia al Consejo de Seguridad de la ONU ante lo que considera una creciente presencia de tropas rusas en territorio de su país.

"Rusia ha incrementado sustancialmente su presencia militar en Ucrania", denunció Yatseniuk tras la exitosa contraofensiva lanzada por los separatistas prorrusos en el este del país y la detención, hace dos días, de diez soldados rusos en territorio ucraniano. Los combates entre los dos bandos se han recrudecido en los últimos días, en medio de una gran contraofensiva lanzada por los sublevados.

Las milicias separatistas rodearon anoche con sus tanques la ciudad de Novoazovsk, localidad fronteriza con Rusia en el litoral del mar de Azov y muy próxima a Mariúpol, la segunda ciudad más importante de la región de Donetsk y a la que se han trasladado todos los órganos de poder estatal y regional leales a Kiev.

Con su rápido avance hacia el sur de la región, una zona controlada prácticamente desde el inicio del conflicto por las fuerzas de Kiev, los rebeldes han abierto un tercer frente en el este de Ucrania que se suma a los desplegados en torno a las ciudades de Donetsk y Lugansk.

Tal fue la magnitud del avance, que 62 militares ucranianos cruzaron esta madrugada a Rusia para escapar de los combates con los separatistas y conservar su vida, informó la Guardia Fronteriza rusa. "Los militares se dirigieron a los guardafronteras rusos para solicitar que les dejaran entrar en territorio de Rusia para conservar sus vidas", explicó a la agencia rusa Interfax un portavoz de la Guardia Fronteriza rusa.

Los combates de las últimas horas se han concentrado en la ciudad de Donetsk, donde al menos 11 civiles han muerto

No es la primera vez que soldados ucranianos cruzan a territorio ruso para huir de los combates: el pasado 16 de agosto lo hicieron 17 militares, mientras que a comienzos de este mes fueron 438 efectivos de Kiev, rodeados durante semanas por los rebeldes, los que se refugiaron en el país vecino.

Al parecer, otros 65 soldados ucranianos se rindieron en las últimas horas a los separatistas junto al mismo tramo de la frontera ruso-ucraniana por el que cruzaron sus compañeros a Rusia, según el cuartel general del Ejercito de Novorossia (como llaman los prorrusos a las regiones orientales rebeldes de Donetsk y Lugansk). 

A unos 30 kilómetros hacia el interior, junto a la localidad de Petróvkoye, se habrían rendido, según los rebeldes, otros 24 militares ucranianos.

Los combates de las últimas horas se han concentrado en la ciudad de Donetsk, donde al menos 11 civiles han muerto y otros 22 han resultado heridos de diversa consideración en las últimas 24 horas por fuego de artillería, según las autoridades municipales de la ciuedad.

Varios edificios de viviendas y una escuela han sufrido importantes daños a consecuencia del cañoneo al que fueron sometidos ayer diferentes barrios de esa ciudad habitada por casi un millón de personas antes de la guerra entre las fuerzas gubernamentales ucranianas y los separatistas prorrusos.

Tras la pérdida de Novoazovsk, las fuerzas gubernamentales ucranianas preparan la defensa de Mariúpol tras recibir refuerzos desde la fronteriza región de Zaporozhie, según medios locales.

Tras casi una semana de duros combates, con al menos 16 militares ucranianos muertos reconocidos por Kiev, los separatistas recuperaron el control de la estratégica ciudad de Ilováisk, a unos 40 kilómetros al sureste de Donetsk, y lograron cercar junto a esa localidad a un gran grupo de efectivos ucranianos.

Cientos de ciudadanos se concentraron hoy frente a la sede del Ministerio ucraniano de Defensa en Kiev para exigir el inmediato envío de refuerzos a la zona de Ilováisk para romper el cerco en el que han quedado atrapados, sobre todo, miembros de varios batallones de voluntarios que luchan junto a las tropas regulares.

En otro frente, junto a la ciudad de Lugansk, los combates son especiamente duros entre las localidades de Novosvétlovka Jriaschevátoye.

"En los accesos a esas localidad tienen lugar encarnizados combates. Las unidades enemigas tratan de romper el cerco con apoyo de su artillería", informó a las agencias rusas un portavoz de las milicias prorrusas.