Publicado: 10.10.2015 12:51 |Actualizado: 10.10.2015 17:16

Kim Jong-un exclama ante las masas que está listo para la guerra con EEUU

Corea del Norte celebra el 70 aniversario del gobernante Partido de los Trabajadores con un masivo desfile militar presidido por el líder Kim Jong Un

Publicidad
Media: 2
Votos: 3
Comentarios:
El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, saluda desde el palco donde ha prnunciado un discurso y ha contemplado el desfile conmemorativo del 70 aniversario del Partido de los Trabajadores. REUTERS/Damir Sagolj

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, saluda desde el palco donde ha prnunciado un discurso y ha contemplado el desfile conmemorativo del 70 aniversario del Partido de los Trabajadores. REUTERS/Damir Sagolj

PYONGYANG.- El líder de Corea del Norte, Kim Jong-un, aseguró que su país está preparado para defenderse en una guerra contra Estados Unidos durante el desfile militar por el 70 aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores, en lo que ha sido su primera intervención pública en dos años y medio.

Corea del Norte "está preparada para luchar en cualquier tipo de guerra provocada por EEUU", expresó Kim Jong-un en el palco de la abarrotada plaza Kim Il-sung en pleno centro de Pyongyang, frente a cientos de miles de personas entre autoridades políticas, militares, civiles norcoreanos, periodistas y visitantes extranjeros.



Desde que llegó al poder en diciembre de 2011 solo había hablado en público en abril de 2012 con motivo del centenario del nacimiento de su abuelo, Kim Il-sung, el "presidente eterno". Kim, que también defendió la política Songun (que da prioridad al Ejército), se mostró seguro y firme en su discurso en comparación a la anterior y única ocasión en la que se había pronunciado ante las masas.

El joven dictador estuvo acompañado por altas autoridades políticas en el palco, donde destacó la presencia de su hermana Kim Yo-jong, de 29 años, considerada una figura emergente en la nueva era de la dinastía estalinista, y también del vicemariscal Hwang Pyong-so, número dos del régimen.

Un ciudadano de Seul (Corea del Sur) observa la emisión del defile militar norcoreano, presidido por  Kim Jong-un. EFE/EPA/YONHAP

También ocupó un lugar preeminente junto al "líder supremo" el jefe de propaganda chino y número 5 de la jerarquía de poder de Pekín, Liu Yunshan, que previamente mantuvo una reunión con Kim en la que ambos estrecharon los lazos bilaterales.

El desfile, evento central de la efeméride norcoreana más importante de este año, se prolongó durante tres horas. Comenzó con una procesión de infantería en la que miles de soldados, escoltados por carros de combate y vehículos acorazados, recorrieron la plaza con pasos militares coordinados al milímetro para finalmente formar los clásicos mosaicos con los nombres de los Kim y principales lemas del régimen.

El Ejército Popular norcoreano también mostró al mundo proyectiles de diversos tamaños -entre ellos un gran misil que según expertos podría ser el KN-08 capaz de alcanzar territorio continental de EEUU- así como sus lanzaderas móviles y varios drones, en toda una exhibición de músculo militar.

Otra novedad destacada fueron las enormes estatuas rodantes de Kim Il-sung y Kim Jong-il, el abuelo y el padre del actual líder, que recorrieron la plaza entre vítores y gestos de lealtad de los presentes.

Soldados norcoreanos participan en el desfile conmemorativo del 70 aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores. REUTERS/Damir Sagolj

Soldados norcoreanos participan en el desfile conmemorativo del 70 aniversario de la fundación del Partido de los Trabajadores. REUTERS/Damir Sagolj

Dado el masivo volumen del evento, algunos expertos ya han apuntado que se ha tratado del mayor desfile militar en la historia de Corea del Norte.

En la edición de este año más de un centenar de periodistas y un elevado número de visitantes de diversos países acudieron a la ceremonia, que se ha interpretado como una demostración de fuerza, solidez y unidad del Estado comunista en torno a su líder.

El desfile tuvo lugar en una hora más avanzada que en ocasiones anteriores, aparentemente por la fuerte lluvia caída la noche del viernes, aunque el régimen nunca desveló la hora de inicio ni ofreció explicaciones por el supuesto retraso. E