Público
Público

Kosovo aprueba el primer test tras su independencia

La participación electoral es del 45%, cinco puntos más que hace dos años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Los dos principales partidos de Kosovo aseguraron este lunes haber triunfado en las elecciones locales del domingo a pesar de que todavía no se conocen los resultados oficiales. Pero lo de ganar era lo de menos en los primeros comicios que se celebran en esta antigua provincia serbia después de su declaración de independencia, en febrero de 2008.

Para los kosovares y el ejército de funcionarios internacionales que está presente en este pequeño país balcánico, las elecciones eran un test para demostrar que Kosovo progresa para convertirse lo antes posible en un Estado que pueda funcionar sin tutelaje de organismos extranjeros. En este sentido, el experimento democrático ha resultado satisfactorio, aunque no brillante.

No hubo incidentes relevantes en esta región tan acostumbrada a la violencia étnica. La participación alcanzó el 45%, más o menos lo que se esperaba, cinco puntos superior a la registrada en las últimas elecciones parlamentarias celebradas hace dos años, todavía bajo la autoridad serbia.

'El éxito de estas elecciones da una buena imagen para el proceso de reconocimiento internacional de Kosovo', dijo ayer el primer ministro Ha-shim Thaci. 'Es un gran paso hacia un estado soberano', añadió.

Kosovo vive en un limbo legal, ya que hasta el momento sólo ha sido reconocido como nación por 63 países. Serbia, apoyada por Rusia, rechaza la autodeclarada independencia, al igual que España y otros cuatro miembros de la UE.

El aspecto que más expectativas había creado en los comicios fue la participación de la minoría serbia en Kosovo, unas 120.000 personas en una población de dos millones de habitantes. En el norte del país, la región alrededor de la ciudad de Mitrovica, el boicot de los serbios fue casi total y en algunos municipios ni siquiera llegaron a abrirse los colegios, según informaciones no oficiales en Pristina.

Pero en el resto de Kosovo, donde viven dos tercios de los serbios repartidos por una cantidad de pueblos pequeños, la participación rozaba el 25%. En algunos sitios, como Strpce en el sur, superó incluso el 30%. Diplomáticos y observadores internacionales en Kosovo presentaron estos datos como un gran avance en integrar la población serbia, fuera del bastión de Mitrovica que limita con Serbia.

Hasta ahora, muchos municipios de mayoría serbia viven con dos administraciones paralelas, una que depende de las autoridades kosovares y otra subvencionada por Belgrado.

El Gobierno serbio solicitó el boicot de las elecciones del domingo bajo amenaza de retirar los fondos que pagan los salarios de buena parte de los serbios que viven en este pequeño país balcánico. Para romper esta influencia, el Gobierno de Pristina y los diferentes organismos internacionales que supervisan el proceso de emancipación política de este joven país han incrementado la descentralización administrativa, para favorecer a los municipios de mayoría serbia.

Pero Belgrado ha llevado la secesión de su antigua provincia, que sigue considerándola como una parte histórica de su territorio, a la Corte Internacional de Justicia. El caso comienza el próximo 1 de diciembre.