Público
Público

Kumamoto El político más joven de Jalisco: "En México hay que eliminar la violencia contra las mujeres y lograr la igualdad efectiva y real"

Pedro Kumamoto es el político más joven del estado de Jalisco, que arrasó en las elecciones de junio de 2015 con una candidatura independiente, lanzada a través de las redes sociales, sin publicidad electoral en las calles ni en los medios.

Publicidad
Media: 5
Votos: 2
Comentarios:
Pedro Kumamoto es el político más joven del estado de Jalisco. /Kumamoto.mx

Pedro Kumamoto es el político más joven del estado de Jalisco. /Kumamoto.mx

Entre las iniciativas más destacadas de Pedro Kumamoto (Guadalajara, México, 1990) se encuentran una reforma de ley para limitar la financiación de los partidos políticos y convertir a Jalisco en una zona de tránsito seguro para los migrantes. En un país donde la mitad de la población se abstiene en las elecciones y ser político es una de las profesiones menos valoradas, Kumamoto se muestra optimista.

En una oficina mínima, en la planta baja del Congreso del Estado de Jalisco, rodeado de su equipo (tres mujeres y dos hombres, todos menores de 30 años, que no dejan de teclear en sus móviles y en sus portátiles) Kumamoto dice mostrarse satisfecho, “personal y grupalmente”, tras este primer año y medio de trabajo. Suele hablar en primera persona del plural, en nombre de su equipo y de la organización de la que forma parte, Wikipolítica. Recuerda que al principio nadie lo tomaba en serio, los demás políticos lo trataban con mucha condescendencia, por ser joven, idealista, no pertenecer a ningún partido establecido y querer cambiar cosas; pero poco a poco, ha logrado encontrar su lugar en el Congreso de Jalisco y recibir el reconocimiento de sus compañeros y, lo que más le importa, de los ciudadanos.

Sobre su futuro Kumamoto dice que se sigue viendo batallando, dentro de las instituciones, aún les queda mucho trabajo por hacer, a él y a su equipo, y hay muchas personas que les apoyan y no las quieren decepcionar. Quiere continuar en el Congreso, ampliando derechos y creando ilusión, “sin perder el contacto con las inquietudes y preocupaciones de las personas de la calle, que son las que nos trajeron aquí”.

Una agenda política municipal

Kumamoto es un entusiasta de la política municipal y estatal, aunque reconoce que esta esfera de acción está muy limitada, sobre todo por temas presupuestarios y por el centralismo y “la fuerza de la gravedad” que ejerce la capital: “Casi todo lo que sucede en el país depende de lo que se decide en Ciudad de México y esto hace que el municipio y los estados no tengan todo el peso que deberían tener”. Aunque los treinta y un estados que componen la República Mexicana tienen cierto margen de acción y regulan instituciones como la policía, los servicios públicos y algunas instituciones sanitarias, aún queda mucho por hacer: “Hoy por hoy, los municipios no logran con sus arcas municipales ni casi pagar a sus propios trabajadores, por lo que tenemos que trabajar más para emancipar a los municipios y dotarles de una estructura fiscal que les permita hacer modificaciones y tomar decisiones importantes”.

Superando estas restricciones, Kumamoto ya ha logrado que se aprueben varios planes, como la “Bici Ley”, que multa a los conductores de automóviles que no respeten a los ciclistas; está tramitando un acuerdo para que todos los datos del Congreso sean públicos y transparentes y ha creado una Comisión especial para la gestión del agua, destinada a que todos los habitantes de Jalisco tengan agua corriente. También está impulsando planes para que haya más áreas verdes y espacios de esparcimiento en la ciudad, para hacerla más sostenible y ecológica.

Derechos de las mujeres y diversidad sexual

Pretende así continuar con su agenda centrada en el municipalismo, para que los ciudadanos tengan “derecho a la ciudad, derecho a la movilidad y ampliar el derecho de las mujeres y de la diversidad sexual”. En referencia a sus propuestas sobre feminismo, relata que es vocal en la comisión de igualdad de género que trata de "eliminar la visión heteropatriarcal, propia de algunas instituciones mexicanas" y quieren "contrarrestar la violencia que reciben las mujeres y seguir trabajando para lograr la igualdad, efectiva y real". Intenta concretar y dar ejemplos: en sus votos, que siempre están razonados y explicados (se puede consultar todo lo que vota y el porqué de sus votos en su web) procura votar a favor de las mujeres frente a los hombres.

También está preparando una propuesta para acabar con la violencia de género y con la violencia política dentro de las instituciones y para que se les dé un trato más digno a las mujeres que han sido violadas, con más recursos para casas de acogida y refugio para mujeres maltratadas. Además, está intentando implementar normas para favorecer e incrementar los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres, para que puedan decidir sobre sus propios cuerpos. Todo esto son propuestas en las que está trabajando su equipo y que presentarán en el Congreso a lo largo de este año.

Hacer política en la calle y en las redes

Este joven se muestra convencido de que "la política sí se puede hacer de forma distinta, cercana, ética, transparente, profesional y, sobre todo, con un sentido de justicia social que nunca debemos perder”. Y cree estar cumpliéndolo, especialmente por la buena respuesta que está recibiendo de los habitantes de Jalisco. “Se han dado cuenta de que hemos construido una oposición que es útil, que denuncia y genera alternativas”. Siempre va al trabajo en transporte público y ha renunciado al coche oficial que le asignaron. También organiza periódicamente comités vecinales en plazas y parques de su distrito, para no alejarse "de lo que sucede en la calle y preocupa a la gente".

Kumamoto es sólo uno de treinta y nueve diputados electos en el estado de Jalisco y el único independiente, por lo que debe llegar a acuerdos con otros representantes para sacar adelante sus propuestas. Sin embargo, insiste mucho en que su trabajo no se puede limitar al Congreso, sino que tiene que continuar en las calles, con los ciudadanos. “Hay que acercarse a las personas, pedirles que participen en los comicios, pero que no se limiten a votar, sino que también hagan activismo y exijan el cumplimiento de sus derechos”. Una de las vías más claras de esta lucha en las instituciones, en las calles y en las redes es la plataforma Wikipolítica, que significó el inicio de la carrera política de Kumamoto en 2012. La propuesta más reciente de Wikipolítica es la iniciativa “Sin voto no hay dinero”, que está siendo evaluada ahora mismo por el Congreso de Jalisco.

#SinVotoNoHayDinero

Esta iniciativa propone limitar la financiación pública de los partidos y fue una de las principales propuestas del programa electoral de Kumamoto. En enero de este año fue aprobada por unanimidad en el Congreso de Jalisco y ahora está siendo debatida por la otra cámara, la de los Diputados; posteriormente tiene que ser aceptada por otros estados y llevada a nivel nacional.

Kumamoto es un entusiasta de la política municipal y estatal. /Kumamoto.mx

Kumamoto es un entusiasta de la política municipal y estatal. /Kumamoto.mx

La iniciativa propone que en lugar de calcular el presupuesto general tomando como base la cantidad de personas inscritas en el padrón se haga a partir del número de votos válidos emitidos en las elecciones anteriores. Así, la cantidad que recibirían los partidos se reduciría a prácticamente a la mitad, de 4.000 millones de pesos a 2.300 millones (unos 115 millones de euros). Esta reducción sería muy significativa y tendría efectos reales ya que “generará incentivos para que los partidos no hagan guerra sucia, para que tengan mejores campañas, generen mejores iniciativas y se acerquen al electorado como no lo han hecho en estos últimos años”.

Resulta destacable que la campaña que llevó a Kumamoto a ser diputado de Jalisco tuvo un costo total de 260 mil pesos (unos 12.000 euros), de los cuales 18.000 pesos provenían de financiación estatal y todos los demás, de donaciones de simpatizantes. Considera asimismo que “el sueldo de un político en este país es increíblemente excesivo”, especialmente si se contrasta con el salario mínimo nacional (que es de 80 pesos al día, es decir, unos 4 euros). Como diputado de Jalisco, él gana unos 50 salarios mínimos al mes y cree que esto es indignante. Ante estos datos, Kumamoto ha decidido donar el 70% de su salario a distintas causas sociales y dice vivir bien con el 30% restante. Una de estas causas sociales es la asociación FM4 Paso Libre que desde 2007 da refugio y asistencia a migrantes, de cualquier nacionalidad, que transitan por el estado de Jalisco para intentar llegar a EEUU y que ha colaborado con Kumamoto en la Ley de Hospitalidad, cuya segunda parte está siendo considerada ahora mismo por el Congreso de Jalisco.

Ley de hospitalidad y resignificación de la migración

Otra de las propuestas del programa electoral de Kumamoto fue la de hacer de Guadalajara una ciudad incluyente y hospitalaria, que suponga un lugar seguro para todos y un paso libre para los migrantes. Esta propuesta nació de una necesidad: Jalisco es uno de los estados donde transitan más migrantes de Centroamérica, Sudamérica y México, en dirección a EEUU y, hasta el momento, existe “un gran vacío del estado e incluso malas intervenciones de los mismos agentes que extorsionan y hacen daño a estas personas, sin reconocer sus derechos humanos”. Es justamente esta situación de indefensión de los migrantes lo que Kumamoto quiere evitar y expresa su deseo de convertir a Jalisco en “un lugar que pueda recibir a todas las personas, que sea un santuario para el descanso y la salud de los migrantes, donde tengan garantías jurídicas y no se vean, nunca, amenazados”.

El primer paquete de la Ley de la Hospitalidad fue aprobado en octubre de 2016 por el Congreso de Jalisco, en él se da reconocimiento jurídico a todos los migrantes y se les concede libertad de paso: nadie va a ser detenido ya en el estado de Jalisco sólo por ser migrante y no tener papeles. Este mes, el equipo de Kumamoto presentó en el Congreso el segundo paquete de esta Ley, que está siendo evaluado ahora mismo por los demás representantes electos.

Propone así una reforma de la ley de sanidad para que los migrantes puedan recibir atención sanitaria gratuita. Además, si una migrante da a luz en el estado, se le podrá otorgar un acta de nacimiento al recién nacido para que no esté en vacío legal, aunque esto no significa que se le vaya a dar la ciudadanía mexicana. Otra de las propuestas, que sabe que va a ser controvertida, es la ilegalización de las deportaciones. El principal interés de Kumamoto en este caso es que nadie sea deportado de México a su país de origen. También propone que los hijos de los migrantes, con o sin papeles, que se establezcan y acaben viviendo en Jalisco puedan acceder al sistema de educación pública, de modo gratuito. Finalmente, se propone conceder, a quien así lo desee y lo solicite, un documento de identificación para que los migrantes tengan datos oficiales y reciban reconocimiento del Gobierno de Jalisco.

EEUU y Trump

En la parte superior de una de las estanterías de la oficina hay un cartel que dice: “Los muros sí caen”. Kumamoto explica que es el lema inaugural de Wikipolítica y una de las principales ideas que guían a este colectivo. Ante la mención de Trump, mantiene que “a los nacionalismos no se les responde con más nacionalismos sino con una lógica cosmopolita, o mejor aún, más allá de lo cosmopolita”. En la actualidad estamos ante “una oleada fascista, xenófoba, homófoba, misógina y nacionalista o incluso ultranacionalista, como la que ha levantado Trump, lo que tenemos que responder en este país y específicamente en Jalisco es con una política de brazos abiertos y con el reconocimiento de la diversidad”.

Explica que tanto Guadalajara como México le deben mucho a las migraciones y recuerda 1936, cuando México le abrió las puertas a quienes se exiliaron tras la Guerra Civil Española. También recuerda a su bisabuelo que vino de Japón, huyendo de la Segunda Guerra Mundial; a los refugiados libaneses y a la oleada de migrantes chinos que está llegando a México desde los años noventa. “Tenemos que darnos cuenta de que estamos frente a una gran oportunidad para resignificar a las migraciones e implementar proyectos progresistas que reconozcan a todos los seres humanos como iguales, sin distinciones”.

Insiste en que hay que seguir creando lazos: “Es justo en este momento, ante estas amenazas, cuando México tiene que mirar cada vez más al sur, a otros procesos abiertos y a las redes de solidaridad establecidas con otros países, ya no sólo en Latinoamérica, sino también en Europa, África y Asia, para reforzarnos y oponernos a esa otra resignificación”. Además, expresa su solidaridad con los ciudadanos de EEUU: “Ahora tienen un jefe de estado con quien discrepamos, pero con el pueblo pluricultural y plurinacional de EEUU, nuestras relaciones van a mantenerse intactas y tienen todo nuestro apoyo, en todo momento”.

Violencia y seguridad

Y sobre la violencia e inseguridad que se da, en ocasiones, en las calles de las ciudades de México, responde que su trabajo legislativo local y municipal no toca ese tipo de violencia de alto impacto, pero que desea evitar la cultura de la violencia y le parece fundamental que los presupuestos del estado se centren en la prevención: “Hemos logrado gestionar recursos para crear orquestas juveniles y infantiles, para lograr más escolarización, para casas de cultura municipales. Estamos haciendo todo lo posible para aumentar las áreas de esparcimiento, los parques, los campos de deporte, para que los puedan usar los jóvenes y no vayan por otras vías...”.

Destaca que la prevención es más importante que la defensa, en un país donde “prevenir la violencia se entiende como comprar más chalecos antibalas”. E insiste en que para él lo realmente importante es ir al momento antes de la violencia, esto es, hay que fomentar la educación de los más jóvenes y darles motivación y alternativas, para evitar que se sientan atraídos por esa forma de vida.