Público
Público

Los laboristas encuentran el flanco débil de Cameron

Las relaciones privilegiadas que Cameron mantiene con los directivos de News International, James Murdoch y Rebekah Brooks, se han convertido en un permanente motivo para las sospechas y las críticas de la oposición

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

En una curiosa coincidencia que Cameron tuvo que lamentar, el primer ministro tenía previsto asistir anoche a un homenaje a las fuerzas policiales organizado por el diario The Sun, propiedad del grupo empresarial de Rupert Murdoch. Las relaciones privilegiadas que Cameron mantiene con los directivos de News International, James Murdoch y Rebekah Brooks, se han convertido en un permanente motivo para las sospechas y las críticas de la oposición laborista.

El escándalo monopoliza en estos momentos la atención de la política británica. El columnista Peter Oborne publicó ayer la que quizá sea la crítica más dura que ha recibido un primer ministro tory en el diario conservador Daily Telegraph. Oborne escribió que Cameron se encuentra en un momento decisivo de su carrera política, tanto que puede tener el mismo efecto que el que tuvo la guerra de Irak para Tony Blair. Sus relaciones profesionales y personales con Andy Coulson y Rebekah Brooks le dejan en una situación en la que no debería estar 'ninguna persona respetable, mucho menos un primer ministro'.

El líder laborista, Ed Miliband, ha encontrado un filón para desgastar a Cameron. Acorraló al primer ministro en la sesión de control de los miércoles y ayer continuó golpeando en el mismo flanco: 'Las únicas personas en el mundo que creen que Rebekah Brooks debería continuar en su puesto son Rupert Murdoch y David Cameron'.

En la época de Blair, los laboristas se cuidaban mucho de enfurecer a The Sun o a Murdoch. De hecho, el periódico sensacionalista apoyó a Blair en las tres elecciones que ganó. Cuando era líder de la oposición, Blair estaba tan interesado en ganarse la confianza de Murdoch que viajó hasta Australia para dar una conferencia en una junta de accionistas de News Corporation.

The Sun apoya ahora a Cameron y eso da una cierta libertad a Miliband. El laborista ha dicho que todos los partidos 'tienen lecciones que aprender' sobre sus relaciones con el omnipotente Rupert Murdoch. Ha llegado la hora de 'decir la verdad, y hablar sin miedo y sin favoritismos'.