Público
Público

Los laboristas temen la salida de las memorias de Tony Blair

El ex primer ministro impone un lanzamiento discreto consciente de su mala imagen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Tony Blair, primer ministro del Reino Unido durante 10 años y diputado por la circunscripción inglesa de Sedgefield de 1983 a 2007, presentará sus memorias… en Dublín. Allí será donde firme por primera vez ejemplares de su libro 'A Journey' (un viaje), que aparece este miércoles en las librerías.

Es uno de los detalles singulares del lanzamiento de unas memorias que, a pesar del millonario adelanto recibido por su autor, calculado en 5,5 millones de euros, han estado envueltas en un cierto secretismo y limitaciones impuestas por Blair.

No se han publicado extractos en la prensa británica, como es habitual para animar las ventas, ni se han entregado copias con antelación para facilitar las reseñas. Al igual que en su época de político en activo, Blair ha querido controlar el mensaje y no dejar que sea la prensa quien seleccione los fragmentos más relevantes antes de la publicación.

La paradoja es coherente con la trayectoria de Blair. Ganó tres elecciones consecutivas y hasta los conservadores estaban convencidos de que era imbatible en las urnas, pero ahora su prestigio está en su punto más bajo. Es precisamente en la prensa, tanto de izquierdas como de derechas, donde Blair cuenta con los críticos más enconados.

Ni siquiera su decisión de donar todos los ingresos que reciba del libro a la Real Legión Británica, un organismo que presta asistencia a ex militares y veteranos de guerra, ha servido para calmar a sus enemigos. Familiares de soldados muertos en las guerras de Irak y Afganistán denunciaron que se trataba de un intento cínico de congraciarse con las Fuerzas Armadas. La Real Legión Británica se apresuró a anunciar que no había llegado a ningún tipo de acuerdo con Blair.

Los laboristas temen que la salida del libro sirva para volver a sacar a la luz los años de constantes peleas internas entre Blair y Gordon Brown, una tormenta que el partido intenta dejar atrás desesperadamente.

Los candidatos a suceder a Brown se encuentran en plenas primarias y todos ellos insisten en que los laboristas deben “mirar hacia adelante” y olvidar una época de triunfos electorales ensombrecida por la crisis económica y culminada en una clara derrota en las elecciones de mayo.

Nadie sabe a ciencia cierta qué ha escrito Blair en sus memorias

Los partidarios de Brown temen especialmente que Blair haga públicas conversaciones privadas entre ambos que dejen patente el estilo agresivo y colérico de Brown en sus constantes intentos para que su antecesor le cediera el paso a Downing Street.

Según el Daily Mail, los laboristas cercanos a Brown preparan un contraataque. Sospechan que Blair afirmará que la liberalización de la economía y la falta de controles en la industria financiera, que están en el origen de la crisis actual, fueron responsabilidad de Brown en su etapa de ministro de Hacienda.

En realidad, nadie sabe a ciencia cierta qué ha escrito Blair en sus memorias. Se da por hecho que el ex primer ministro defenderá la decisión de invadir Irak –la causa más citada de su impopularidad actual en Gran Bretaña– y elogiará al ex presidente de EEUU, George Bush.

Es poco probable que tanto en el libro como en la entrevista que ha concedido a la BBC y que se emite el miércoles, Blair muestre su apoyo a uno de los candidatos en liza.

El probable receptor del mensaje, David Miliband, no lo recibiría con agrado. Miliband no quiere que se le defina simplemente como una versión renovada de Blair, porque su principal adversario, su hermano Ed, se presenta como el político que quiere recuperar los valores tradicionales de los laboristas.

Se da por hecho que el ex primer ministro defenderá la decisión de invadir Irak

El apoyo de Blair, ya alejado de la vida interna del partido, sería casi como un beso de la muerte.

La aparición de las memorias coincide con la visita de Blair a Washington por su trabajo como enviado especial del Cuarteto en el proceso de paz de Oriente Medio.

Su viaje a Dublín, donde firmará ejemplares en una librería, pretende hacer hincapié en el gran éxito de la política exterior en su mandato, la paz en el Ulster.

No será hasta la próxima semana cuando Blair realice un acto promocional en una librería de Londres. El grupo pacifista Stop The War ha organizado una concentración frente al local y ha pedido a sus seguidores que intenten realizar un 'arresto ciudadano' de Blair.