Publicado: 28.05.2015 22:27 |Actualizado: 28.05.2015 22:27

Lagarde reconoce que la salida de Grecia del euro "es una posibilidad"

El FMI pone sobre la mesa una solución como la de Zambia en los años 80 para que Atenas pague sus deudas con el organismo internacional.

Publicidad
Media: 1.67
Votos: 3
Comentarios:
La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, con el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, antes de posar para la foto de familia de la reunión de ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G-7. REUTERS/Fabrizio Bensch

La directora gerente del FMI, Christine Lagarde, con el presidente del Bundesbank, Jens Weidmann, antes de posar para la foto de familia de la reunión de ministros de Finanzas y gobernadores de bancos centrales del G-7. REUTERS/Fabrizio Bensch

DRESDE/ATENAS.- La directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha reconocido que la salida de Grecia de la zona euro "es una posibilidad", aunque apuntó que probablemente, de producirse, no supondría el fin de la divisa común europea.

"La salida de Grecia es una posibilidad", admitió la directora gerente del FMI en una entrevista con el diario alemán Frankfurter Allgemeine Zeitung antes de la reunión de los ministros de Finanzas del G-7 en Dresde (Alemania). Largarde incidió en que este desenlace de la crisis de deuda griega no sería "ningún paseo" para los miembros de la unión monetaria europea, pero consideró que "probablemente" tampoco supondría "el fin del euro".



Asimismo, discrepó con las autoridades griegas sobre la cercanía de un acuerdo entre el país heleno y sus acreedores, ya que consideró "muy poco probable" que se "alcance una solución global en los próximos días". Sin embargo, la exministra francesa sí reconoció que después de diez días de señales positivas por parte de Grecia, las negociaciones se volvieron más serias las semana pasada.

Reunión del G-7

La amenaza de una suspensión de pagos en Grecia, el alza del petróleo y la agitación en el mercado de bonos que están alentando el nerviosismo de inversores en torno a una corrección en la recuperación de la economía global han estado presentes en  la reunión del G-7. En la reunión en Dresde, los altos cargos de los países miembro (Alemania, Estados Unidos, Japón, Reino Unido, Francia, Italia y Canadá) han estado hablando "en formatos distintos todo el tiempo" en relación a Grecia.

En la víspera del encuentro del G-7, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jack Lew, instó a acreedores internacionales a mostrar mayor flexibilidad. Dijo que teme que un error de cálculo pueda llevar a una nueva crisis que podría tener consecuencias para el mundo. 

Foto de familia de los ministros de Finanzas y de los gobernadores de los bancos centrales de los países del G-7, junto con la directora del FMI, el presidente del BCE y el secretario general de la OCDE. REUTERS/Fabrizio Bensch

Foto de familia de los ministros de Finanzas y de los gobernadores de los bancos centrales de los países del G-7, junto con la directora del FMI, el presidente del BCE y el secretario general de la OCDE. REUTERS/Fabrizio Bensch

Desde Washington, un portavoz del FMI aseguró que se mantienen "intensas" negociaciones, aunque todavía queda trabajo por hacer. "No podemos concluir la evaluación sobre la base de unas pocas medidas. Tiene que ser exhaustivo (el acuerdo)", indicó en rueda de prensa William Murray, portavoz del FMI.

El FMI reconoce negociaciones "intensas" con Grecia, pero cree que aún falta para un acuerdo

Diversos medios han apuntado que el organismo internacional ha puesto sobre la mesa la posibilidad de que Grecia utilice el mismo mecanismo que utilizó Zambia en los años 80, la consolidación de pagos. La normativa del FMI contempla que un país que deba afrontar el pago de varios vencimientos a lo largo de un mes tienen la opción de agruparlos en un solo desembolso al final de mes si así lo notifica el Gobierno interesado. 

En este caso, Atenas tiene que pagar 300 millones de euros el 5 de junio, así como otros tres: 340 millones el 12 de junio, 567 millones el 16 y 340 millones el 19. Si se suman, harían un total de más de 1.500 millones. Pero de momento, el Ejecutivo heleno no ha notificado a la institución que tenga intención de agrupar el pago de los vencimientos de sus deuda del mes de junio en un único desembolso que se haría efectivo a final de mes.

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, en la puerta de su despacho, en Atenas. REUTERS/Alkis Konstantinidis

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, en la puerta de su despacho, en Atenas. REUTERS/Alkis Konstantinidis

Por su parte, el Gobierno de Grecia pretende alcanzar antes del domingo un acuerdo con sus acreedores para recibir nuevos fondos a cambio de reformas, dijo el jueves un portavoz del Ejecutivo, desestimando las declaraciones de funcionarios de la zona euro que sugieren que el compromiso está lejos de ser inminente.

Gabriel Sakellaridis, portavoz del Gobierno de Grecia, subrayó que había llegado la hora de trasladar al papel los consensos alcanzados entre las dos partes, mientras se resolvían las diferencias. "El equipo griego está en Bruselas con el objetivo de concluir el acuerdo en los próximos días", dijo en rueda de prensa. "Acudimos a estas conversaciones con la meta de tener un acuerdo con nuestros socios para el domingo", agregó.

Atenas confía en llegar a un acuerdo con sus acreedores antes del domingo

Grecia y sus acreedores de la UE y el FMI han estado estancados por cuatro meses en unas tortuosas negociaciones en torno a un acuerdo de reformas y financiamiento, marcadas por declaraciones contradictorias sobre el alcance de los avances. Sin un acuerdo, Atenas podría caer en cesación de pagos dentro de semanas.

El Gobierno griego dijo el miércoles que los negociadores estaban empezando a redactar un borrador de acuerdo a nivel técnico que dejaría el camino libre para recibir más ayuda financiera, pero las autoridades europeas desmintieron la versión de Atenas.