Público
Público

El legado de Bush inspira el programa republicano

Los representantes conservadores reafirman su apoyo a las reducciones fiscales del ex presidente de EEUU y, en particular, a las que beneficiaron a las familias de ingresos superiores a los 250.000 dólares anuales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El partido republicano no es sólo el partido del 'no'. Es sobre todo el partido del 'No a Obama': no al plan de estímulo, no a la reforma del sistema de salud, no a la política de gasto público. Así lo volvió a afirmar ayer en la presentación del programa electoral con el que se presentará a las elecciones legislativas de noviembre.

La Promesa a Estados Unidos pretende ser una versión más actualizada del Contrato con América que lanzó en 1994 Newt Gingrich y dio una consistencia ideológica más conservadora a los republicanos.

Es también una forma de no verse totalmente desbordados por la ira incoherente del movimiento ultraconservador Tea Party.

En una ferretería de Virginia, el líder de la minoría republicana de la Cámara de Representantes, John Boehner, y otros legisladores republicanos presentaron un documento de 21 páginas que pide congelar todos los gastos federales no urgentes.

Los representantes conservadores reafirman su apoyo a las reducciones fiscales de la era Bush y, en particular, a las que beneficiaron a las familias de ingresos superiores a los 250.000 dólares anuales, que esperan prolongar más allá de su fecha de expiración, a finales de 2010.