Público
Público

Un libro desvela el carácter irascible de Gordon Brown

"Estaba en un estado permanente de ira. El personal le tenía miedo, porque siempre estaba gritando"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El temperamento volcánico e irascible de Gordon Brown ha quedado desvelado hasta en los detalles más penosos en el libro The End of the Party, del que el dominical The Observer ofreció ayer un amplio extracto.

El periodista Andrew Rawnsley ha tenido acceso a un gran número de fuentes para realizar un retrato del primer ministro que provoca serias dudas sobre su carácter a menos de tres meses de las elecciones.

'El talante de Gordon era siempre sombrío', recuerda una persona que trabajó con él. 'Estaba en un estado permanente de ira. El personal le tenía miedo, porque siempre estaba gritando, siendo descortés y acusando a los demás de las cosas que iban mal'.

Tras un brillante inicio de mandato, Brown tuvo la oportunidad de convocar elecciones anticipadas, pero las dudas le atenazaron. A partir de entonces, todo se torció. La prensa se volvió contra él y muchos dirigentes laboristas comenzaron a dudar de su liderazgo.

'A lo largo de los años, me ha tirado todo tipo de cosas, periódicos, bolígrafos, latas de Coca-Cola', dice alguien en el libro. El acoso al personal de Downing Street llegó a tal punto que el secretario del Gabinete le advirtió de que 'esa no era la forma de hacer las cosas'.

A uno de sus asesores, lo agarró violentamente de las solapas gritando '¡van a por mí!', cuando se enteró de que se habían perdido dos discos con los datos fiscales de 20 millones de contribuyentes.

Brown lo negó todo ayer. 'Es mentira que yo haya pegado a alguien en toda mi vida. Puedo haber hecho un par de placajes en el rugby, pero lo que se cuenta en este libro es simplemente inaudito'. Para Brown, todo se reduce a una prensa que le es hostil.