Público
Público

El líder guerrillero checheno ordenó el atentado del aeropuerto de Moscú

Doku Umarov reivindica la autoría intelectual del atentado que costó la vida a 36 personas en el aeropuerto de Domodedovo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

 

El líder de la guerrilla islamista chechena Doku Umarov ha reivindicado la autoría intelectual del atentado suicida que el 24 de enero le costó la vida a 36 personas y dejó 200 heridos en el aeropuerto moscovita de Domodedovo.

Así lo ha manifestado el considerado como emir del Cáucaso en un vídeo hecho público por la página www.Kavkazcenter.com. En su mensaje, Umárov aseguró que el terrorista suicida que detonó la bomba en el aeropuerto de Domodédovo actuó bajo sus órdenes y amenazó con nuevos ataques contra Rusia.

El líder insurgente, de 46 años, recuerda además que los musulmanes de la región del Cáucaso Norte están en guerra contra las fuerzas rusas para defender el Islam, 'el derecho a la dignidad del pueblo, liberar la tierra de los musulmanes del Cáucaso y establecer la ley y la justicia'.

Una fuente de los servicios secretos rusos ha asegurado a la agencia Interfax que la declaración de Umárov era 'esperada', pues 'necesita permanentemente que se le recuerde en los medios'. 'Estamos profundizando en todas las líneas de investigación y sin falta hallaremos al organizador del atentado terrorista', agregó.

Otro portavoz de los servicios de seguridad dijo a la agencia oficial Itar-Tass que 'las declaraciones de delincuentes y terroristas no se comentan'.

Pocos días después del atentado, el Comité de Instrucción de Rusia declaró que el terrorista suicida fue identificado y que se trataba de un hombre de veinte años oriundo de una de las repúblicas rusas del Cáucaso Norte, pero que su nombre se mantendría en secreto para no entorpecer las investigaciones.

Más tarde, medios informativos rusos revelaron que el terrorista era un antiguo estudiante de contabilidad procedente de la república Ingush, vecina de Chechenia, llamado Magomed Yevlóev, extremo que no ha sido confirmado por fuentes oficiales.

Los avances en la investigación llevaron a algunos funcionarios a declarar que el atentado había sido esclarecido, lo que provocó la semana pasada una fuerte de reprimenda del presidente ruso, Dmitri Medvédev, a las fuerzas de seguridad.

'Este crimen aún no ha sido resuelto, aunque haya avances. Hay que trabajar y no hacerse publicidad', afirmó Medvédev al reunirse con Alexandr Bórtnikov, jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB).

Medvédev añadió: 'Considero inaceptable que alguien anuncie que un crimen ha sido resuelto, más aún de tal gravedad, antes de concluir todas las investigaciones, preparar la acusación, interponerla ante los tribunales, emitir un veredicto y su entrada en vigor'.