Público
Público

El líder progresista Higgins será presidente de Irlanda

El veterano dirigente de la izquierda laborista derrota a todos los sondeos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las presidenciales de Irlanda han refutado todo pronóstico. El candidato del Partido Laborista, Michael Higgins, de 70 años de edad, será el noveno presidente de la historia de la república irlandesa pese a ir en un alejado segundo puesto en los sondeos preelectorales. Exministro de Cultura, activista pro derechos humanos, voz a favor de los palestinos, poeta e impulsor de la cadena de televisión en gaélico irlandés TG4, Higgins pertenece a la izquierda del Partido Laborista y lleva más de 40 años en política.

Higgins hizo campaña con el eslogan 'El presidente que nos enorgullecerá', tras una trayectoria de denuncia de las injusticias en Nicaragua, Chile, Camboya, Irak y Somalia que le mereció el Premio de la Paz Séan McBride. Su origen es parecido al de Frank McCourt, el escritor que enseñó al mundo la miseria irlandesa del siglo XX con su libro Las cenizas de Angela. Como McCourt, el nuevo presidente nació en la penuria de Limerick y fue el primero de su familia en ir a la universidad. A diferencia de McCourt ,que emigró a EEUU, Higgins acude a las carreras de caballos de Galway.

Las cosas empezaron a ir mal para el favorito presidenciable Seán Gallagher el lunes pasado en el debate Frontline de la televisión, en el que Martin McGuinness, candidato del Sinn Féin, fustigó al independiente Gallagher acerca de un donativo de 5.000 euros que le dio un empresario de parte del partido conservador Fianna Fáil en 2008. El dinámico empresario Gallagher criticó al Sinn Féin por hacer 'juego sucio' e insistió en que no se acordaba del donativo pese a que McGuinness le daba más y más datos del contexto en el que se produjo el regalo.

Higgins hizo campaña con el eslogan 'El presidente que nos enorgullecerá'

Al día siguiente, el empresario Hugh Morgan, convicto evasor de impuestos y contrabandista entre el norte y sur de Irlanda, hizo público un comunicado en el que refrescó la memoria de Gallagher y le hundió el liderazgo del que disfrutaba en las encuestas.

El comunicado de Morgan relata la entrega de un sobre con un cheque de 5.000 euros y añade que 'a cambio (...) me prometieron una audiencia privada con el primer ministro [entonces Brian Cowen, del Fianna Fáil) y una fotografía con él'.

Al conocerse los primeros resultados, Michael Martin, líder del Fianna Fáil, el partido conservador derrotado por su gestión que hundió al país en el abismo de la crisis, fue de los primeros en felicitar al nuevo presidente: 'Conozco a Higgings desde hace años y será un excelente presidente y embajador en el mundo'.

La participación fue de sólo el 50%, veinte puntos menos de la que se registró en las elecciones de febrero, de las que surgió un Gobierno de coalición del democristiano Fine Gael (cuyo candidato ha fracasado estrepitosamente en estas presidenciales) y el Partido Laborista.

Siete candidatos, cuatro de ellos independientes, aspiraban a la presidencia. Las dos últimas mujeres presidentas, Mary Robinson (1990-97) y Mary McAleese (1997-2011) han aumentado el perfil representativo y consultivo del cargo, que carece de poder político.

En la mayoría de las circunscripciones electorales Higgins salió el primero, aunque Gallagher, conocido popularmente como juez de un concurso televisivo, ganó en su tierra natal de Cavan, uno de los tres condados al norte de la República de los nueve que configuran el antiguo Ulster. Los otros seis forman Irlanda del Norte, bajo soberanía británica desde la división de la isla, en 1920.