Público
Público

La líder uigur denuncia 10.000 desapariciones

El Gobierno chino sólo reconoce 200 muertos y mil detenidos por la revuelta de Urumqi

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las revueltas violentas en Xinjiang han desencadenado una guerra de acusaciones cruzadas entre el Gobierno chino y la comunidad uigur en el exilio. Rebiya Kadeer, líder exiliada uigur, a quien Pekín culpa públicamente de estar detrás de los enfrentamientos étnicos del pasado 5 de julio en Urumqi, denunció este miércoles en Tokio que alrededor de 10.000 uigures desaparecieron la misma noche que se produjo el incidente.

'Casi 10.000 personas desparecieron en una noche. Si no han muerto, ¿dónde se encuentran sus cuerpos?, dijo Kadeer a la prensa, según AFP. El Gobierno chino reconoce que casi 200 personas murieron durante las revueltas que sacudieron Urumqi la tarde del 5 de julio, cuando una protesta pacífica protagonizada por jóvenes de la etnia musulmana uigur desencadenó en una oleada de violencia contra ciudadanos de etnia han, a la que pertenece el 90% de la población china.

El Gobierno chino también reconoce oficialmente la detención de más de mil sospechosos y ha prometido 'mano dura' contra cualquier nuevo intento de revuelta, pero no se ha pronunciado respecto a los 10.000 uigures desaparecidos esa misma noche, en que la electricidad fue cortada, según información recolectada por Kadeer de fuentes locales.

Los uigures, una etnia musulmana de origen turco, son la población natural de Xinjiang, una provincia del extremo noroccidental de China rica en gas y petróleo, y lamentan ser víctimas de una gran discriminación cultural y social por parte de Pekín.

Kadeer es la presidenta del Congreso Mundial Uigur, organización en el exilio de defensa de los derechos de los uigur en China, y Pekín la acusa directamente de estar detrás de la violencia en Xinjiang. Kadeer lo ha desmentido.

'Yo no tengo nada que ver con el incidente. Si China cree que es así, que muestre pruebas evidentes para que la comunidad internacional pueda juzgarlo', dijo ayer Kadeer.