Publicado: 27.06.2014 08:08 |Actualizado: 27.06.2014 08:08

Los líderes europeos aíslan a Cameron para apoyar a Juncker

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea celebran este viernes el segundo día del Consejo Europeo en el que previsiblemente darán el visto bueno a la candidatura del conservador Jean-Claude Juncker como presidente de la Comisión Europea para los próximos cinco años en sustitución de José Manuel Durao Barroso.

El apoyo al luxemburgués, antiguo jefe del Eurogrupo y uno de los impulsores del austericidio europeo, es prácticamente unánime. No del todo, ya que el primer ministro británico, David Cameron, se mantendrá  su oposición hasta el final por considerar que la designación de Juncker será "mala para Europa". No habrá pelea. Cameron quedará aislado en la votación, como ha confirmado la canciller alemana, Angela Merkel, que ha dejado claro que el nombramiento saldrá adelante porque "no es un drama" que el voto no sea por unanimidad sino por mayoría cualificada y con el rechazo de Londres.    

Cameron: "No voy a pedir disculpas. Escoger a Juncker es un error"

"Me mantendré firme, defenderé mis principios e insistiré en esa votación", ha señalado Cameron, que ha restado importancia a su soledad en el Consejo Europeo. "No voy a pedir disculpas", ha subrayado. "Escoger a esta persona (por Juncker) es un error", ha sostenido Cameron en declaraciones a la BBC. A su juicio, con la elección de Juncker, los líderes europeos "están renunciando el derecho de los jefes de Estado y de Gobierno de elegir al jefe de la Comisión Europea y eso es un error y están contemplando elegir a alguien que tendrá dificultades para ser la voz de la reforma y del cambio en Europa, cuando la gente en Europa reclama reformas".

Su oposición a Juncker, ha explicado Cameron, "es el primer paso en una campaña más larga para garantizar el cambio en Europa, una mejor posición para Reino Unido en Europa y un referéndum que se celebrará antes del fin de 2017". Tanto el primer ministro holandés, Mark Rutte, como el sueco, Fredrik Reinfeldt, aliados iniciales de Cameron, le han abandonado y han anunciado que apoyarán a Juncker. Por su parte, el primer ministro húngaro, Viktor Orban, podría finalmente abstenerse. Será en todo caso la primera vez que la elección del presidente de la Comisión no se haga por unanimidad de los líderes europeos.

Merkel, que participó en una minicumbre en Suecia con Cameron, Rutte y Reinfeldt a principios de junio, ha apostado por encontrar puntos de encuentro con Cameron en "cuestiones de contenido" del programa de la nueva Comisión. "Siempre he hablado del espíritu europeo y debemos encontrarlo mañana (por hoy)", ha defendido. También el primer ministro finlandés, Alexander Stubb, ha pedido a Juncker que presente un programa económico liberalizador que satisfaga a Reino Unido. "Desde la perspectiva de la política nacional, comprendo a David Cameron. Es un hombre de principios, considera enérgicamente que Jean-Claude Juncker es demasiado proeuropeo", ha indicado Stubb. 

Será la primera vez que la elección del presidente de la Comisión no se haga por unanimidad

"Al mismo tiempo, creo que Juncker es un candidato extremadamente bueno. Es experimentado, ha sido primer ministro de Luxemburgo durante casi dos décadas, ha dirigido el Eurogrupo. Apenas puedo imaginar a nadie que pueda hacerlo mejor", ha sostenido el primer ministro finlandés. La elección del antiguo jefe del Eurogrupo en el Parlamento Eurogrupo está también garantizada después de que los liberales hayan decidido este jueves sumarse al acuerdo entre conservadores y socialistas para garantizar una "mayoría estable" proeuropea durante toda la legislatura.

Salvo sorpresa de última hora, los líderes europeos tienen previsto limitarse a designar a Juncker y retrasarán a otra cumbre extraordinaria, probablemente durante la segunda quincena de julio, el reparto del resto de altos cargos de la UE. El Gobierno español considera que el ministro de Economía, Luis de Guindos, tiene "posibilidades" de convertirse en el presidente a tiempo completo del Eurogrupo. También debe escogerse al presidente del Consejo Europeo y al Alto Representante para la Política Exterior.

En la primera jornada de la cumbre, los jefes de Estado y de Gobierno debatieron este jueves durante una cena en la localidad belga de Ypres -donde han conmemorado el centenario del inicio de la Primera Guerra Mundial- las prioridades de la UE para los próximos cinco años. El presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, no ha participado porque no ha llegado a tiempo de su viaje a Guinea Ecuatorial.

Los líderes socialistas exigen como contrapartida a su apoyo a Juncker "una aplicación más flexible de las reglas del Pacto de Estabilidad con el fin de permitir más inversión pública y privada para impulsar un crecimiento sostenible y un empleo de calidad", según ha dicho su presidente, Sergei Stanishev, tras un encuentro previo al inicio del Consejo Europeo. Pero Alemania, con el apoyo de España, se opone, por lo que no se esperan grandes cambios en la política económica de la UE.