Publicado: 02.12.2014 11:54 |Actualizado: 02.12.2014 11:54

Los líderes de las protestas en Hong Kong se entregarán a la Policía aunque uno de ellos se pone en huelga de hambre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Los tres cofundadores del movimiento Occupy Central (OCLP), núcleo original de las protestas prodemocracia de Hong Kong, pidieron este martes a los estudiantes que se retiren de las zonas ocupadas y anunciaron que mañana se entregarán a la Policía.

"Por el bien y la seguridad de los concentrados, mientras nos preparamos para rendirnos, nosotros tres instamos a los estudiantes a retirarse, recuperarse y acumular fuerzas", dijo Benny Tai Yiu-ting, una de las tres cabezas al frente del movimiento OCLP.

"No sabemos qué va a pasar después de que nos entreguemos, si seremos detenidos o puestos en libertad, pero estamos preparados para las consecuencias", dijo Tai, quien, junto al reverendo Chu Yiu-ming y el Chan Kin-man, anunció que mañana por la tarde se pondrán a disposición de las autoridades.

Los tres se mostraron dispuestos a afrontar las consecuencias legales por haber puesto en marcha la campaña de desobediencia civil hace algo más de dos meses.

La decisión de la organización contradice a la llamada que hicieron el fin de semana las agrupaciones estudiantiles Scholarism y la Federación de Estudiantes de aumentar las protestas con un intento frustrado de cercar los edificios gubernamentales, que acabó con decenas de heridos y de detenidos.

También contradice la huelga de hambre que el líder de Scholarism, Joshua Wong, inició hoy como forma de poner más presión sobre el Gobierno.

"Estoy profundamente triste por la violencia infligida a los manifestantes, pero estoy orgulloso de nuestros estudiantes, de nuestros ciudadanos, esto es un despertar", dijo Chu. "La forma de desobediencia civil ha cambiado más de lo que preveíamos, pero estamos seguros de la mayoría de los manifestantes mantienen el principio de la no violencia", dijo Tai.

Occupy Central (OCLP) nació a comienzos de 2013, como una campaña a largo plazo para movilizar a 10.000 personas para bloquear carreteras en el corazón financiero de Hong Kong si los gobiernos local y central no se comprometían a instaurar el sufragio universal sin restricciones para Hong Kong.