Público
Público

La Liga Árabe dice temer una guerra civil en Siria

Miles de manifestantes muestran su apoyo a los desertores del Ejército

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Al menos ocho personas, incluida una niña de 13 años, han muerto este viernesMiles de manifestantes muestran su apoyo a los desertores del Ejército en Siria como consecuencia de la represión de las Fuerzas de Seguridad contra miles de manifestantes que se concentraron en las ciudades más importantes del país, como Damasco, Alepo, Deir al Zor, Homs, Idlib, Derá y Hama.

La protestas se convocaron en solidaridad con el Ejército Sirio Libre (ESL), que está integrado por desertores del Ejército regular leal al presidente Bashar al Asad.

Los observadores creen que Damasco no ha cumplido el protocolo firmado

Por su parte, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, advirtió de que Siria no está cumpliendo con el protocolo que firmó en diciembre con esa organización y con el que se buscaba poner fin a la muerte de civiles. 'Estamos muy preocupados porque ha habido ciertos compromisos que no se han cumplido. Si esto sigue así, podría desembocar en una guerra civil', comentó Arabi. 'Sí, la temo. Los acontecimientos que estamos viendo y oyendo podrían conducir a una guerra civil. Cualquier problema en Siria tendrá consecuencias en los países vecinos', recalcó Arabi.

Los observadores de la Liga Árabe desplegados en Siria desde el 26 de diciembre no han podido verificar que el Ejército haya salido de las localidades que ocupaba, ni tampoco la liberación de todos los detenidos durante los diez meses de protestas, aunque ambas medidas figuraban en el protocolo aceptado y firmado por Damasco.

El secretario general de la Liga defendió la actuación de los observadores diciendo que han salvado vidas y han hecho que más ciudadanos salgan a la calle a manifestarse. Así respondió Arabi a un exobservador que recientemente dijo que la misión era una 'farsa' que no había conseguido ninguno de sus objetivos.

Los rebeldes piensan que podrían derrotar al Ejército con una guerra de guerrillas

Otro hecho relevante fue la reunión que mantuvieron representantes del Consejo Nacional Sirio (CNS), que agrupa a varias fuerzas de la oposición en el exilio, con delegados del ESL. Las dos partes acordaron coordinar sus actividades. El CNS inicialmente se oponía a la violencia y abogaba por protestas pacíficas, mientras que el ESL ha venido atacando unidades del Ejército regular desde el verano.

El ESL asegura que cuenta con al menos 20.000 hombres en sus filas, que hostigan al Ejército regular cuando se presenta la oportunidad. 'Si conseguimos que 25.000 o 30.000 desertores pongan en marcha una guerra de guerrillas en pequeños grupos de seis o siete, esto bastaría para agotar al Ejército en un año o año y medio', dijo el general Mustafa Ahmed al Sheij, el desertor de más alta graduación, a la agencia Reuters.

En París, un tribunal ha abierto una investigación sobre las circunstancias de la muerte del periodista francés Gilles Jacquier, que falleció el miércoles en Homs cuando cubría una manifestación a favor del régimen y fue alcanzado por un proyectil. La Fiscalía ha ordenado que se le haga una autopsia.

Para sembrar más diferencias entre los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU, un barco ruso llegó a Siria con un cargamento de munición destinado al régimen de Al Asad. El navío, que partió el 9 de diciembre de San Petesburgo, tenía como destino original Turquía, según su capitán.