Público
Público

La Liga Árabe expulsa a Siria

El organismo suspende a Damasco y amenaza con aprobar sanciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

el mundo árabe ha dado por fin un paso firme adelante para poner fin a la violenta locura en que está sumido hace ocho meses Bashar al Asad. La Liga Árabe, reunida de emergencia ayer en El Cairo, aprobó suspender a Siria si para el miércoles no ha puesto fin al derramamiento de sangre. También pidió a sus miembros que retiren a sus embajadores y anunció sanciones económicas y políticas si continúa la barbarie contra la población civil. Por si fuera poco, el organismo amenazó con reconocer como representante legítimo del pueblo al Consejo Nacional Sirio, formado por miembros de la oposición que exige en las calles desde marzo democracia y libertad.

A pesar de la dureza de las medidas y del lenguaje, el organismo apostó por la concesión de un plazo de cuatro días, después de que Damasco incumpliese el compromiso adquirido el 2 de noviembre de retirar los tanques de la calle. El organismo panárabe podía haber impuesto sanciones, pero prefirió dar un último voto de confianza a Asad. La suspensión de membresía anunciada tiene, además, solo carácter temporal y no supone una expulsión de la organización.

La decisión no supone la expulsión definitiva de la institución

El primer ministro qatarí, jeque Hamad Bin Yasim Al Thani, leyó el comunicado que anunciaba que las represalias se mantendrán hasta que el régimen de Damasco cumpla con el plan de paz acordado.

Sumido en la misma realidad paralela que su presidente, el representante permanente sirio en la Liga Árabe, Yusef Ahmad, tachó de 'ilegal' la decisión y adujo que Damasco ya había aplicado el plan de paz.

El organismo podría reconocer al opositor Consejo Nacional Sirio

Una curiosa afirmación a la vista de las más de 250 personas que han muerto desde que se alcanzó el pacto, según cifras de la oposición que la censura siria impide contrastar. Sólo desde el jueves, las fuerzas de Asad han matado a 80 opositores, la mayoría en la ciudad de Homs. Ayer perdían la vida 18 más, informaron los Comités de Coordinación Locales (LCC).

Ahmad denunció que la decisión viola la normativa del organismo que exige unanimidad para suspender a un Estado miembro. Además, a su entender, la medida demuestra que sus hermanos árabes 'están subordinados a las agendas de Estados Unidos y Occidente' y supone el fin de la unidad árabe y el pronto colapso de la organización.

No piensan así los 19 países miembros que adoptaron la decisión, de la que sólo se distanciaron Líbano y Yemen, que votaron en contra, e Irak, que se abstuvo.

En Siria, cientos de personas salieron a la calle a festejar la medida, según el LCC, que destacó que es 'la primera vez que los activistas sirios sienten que son escuchados', puesto que el eslogan bajo el que marcharon los manifestantes el viernes fue el del 'Día de la Suspensión de Membresía'.

La altanería con que respondió el embajador de Asad no oculta que más de uno en Siria recuerda que la Liga Árabe suspendió a la Libia de Gadafi, y que fue también una decisión de esa organización la que abrió la puerta a la intervención militar de la OTAN, que resultó clave en el triunfo de los rebeldes.