Público
Público

La Liga Árabe ultima una serie de sanciones contra el régimen sirio

Las medidas buscan el aislamiento económico de Damasco

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Liga Árabe que ha hecho suya la posición de Occidente y de la oposición siria se dispone a anunciar una primera tanda de sanciones económicas después de que Damasco haya rechazado la entrada de observadores por considerar que la misión extranjera habría limitado su soberanía.

El periódico saudí Al Iqtisadiya citó al vicesecretario de la Liga Árabe para los asuntos económicos, el saudí Muhammad al Tawyiri, diciendo que en los próximos días ese organismo panárabe adoptará fuertes sanciones contra Damasco, entre las que figuran la limitación de viajes de personalidades del régimen, la congelación de sus patrimonios en los bancos árabes, la limitación de las transferencias bancarias, la paralización de proyectos conjuntos con el país, limitaciones comerciales y la suspensión de Siria en el mercado de libre comercio de los países árabes.

La negativa siria a aceptar observadores provoca la reacción de los países árabes

Entre tanto, el ministro de Exteriores ruso, Segei Lavrov, criticó ayer la actitud occidental de poner trabas para que la oposición siria en el exilio negocie directamente con el presidente sirio Bashar al Asad. La oposición y los países occidentales alegan que han perdido la confianza en el presidente sirio y exigen su dimisión sin condiciones, lo que hace que la situación se encuentre en punto muerto desde hace tiempo.

Lavrov estableció una comparación en la que igualaba la violencia que utiliza el Ejército y la que utilizan los grupos armados rebeldes, que durante los últimos meses han intensificado sus ataques y que, según Damasco, lo habrían hecho con armas que entran de contrabando desde varios países vecinos, especialmente Líbano. El ministro ruso también criticó los llamamientos de ciertos países árabes y occidentales a que el Consejo de Seguridad se pronuncie a favor de la protección de los civiles, recordando que este mismo paso se dio en Libia y con él se justificaron acto seguido los bombardeos de la OTAN.

Mientras, en un incidente que complica las ya tensas relaciones entre Siria y Turquía, un grupo de militares sirios abrió fuego ayer contra un grupo de ciudadanos turcos que viajaba en un autobús que regresaba a su país de origen tras una peregrinación religiosa a Arabia Saudí. Dos personas, incluido el conductor del autobús, resultaron heridas en este incidente que se produce cuando las relaciones entre los dos países atraviesan por un difícil momento a causa de la beligerante actitud del gobierno de Ankara para con el régimen de Al Asad.

Un grupo de soldados sirios tirotea un autobús de peregrinos turcos

Insultos a Erdogan

El incidente ocurrió en un control militar cerca de Homs, una de las ciudades donde la revuelta contra el régimen ha sido más visible. Tres autocares turcos que viajaban juntos estaban detenidos en el control cuando los soldados comenzaron a insultar al primer ministro turco, Recep Tayyip Erdogan, y abrieron fuego contra uno de los autobuses.

La primera respuesta de Ankara llegó inmediatamente de la mano del presidente Abdullah Gul. 'En esta época, los regímenes autoritarios o de un partido ya no son aceptables, en primer lugar, para el pueblo de ese país, pero tampoco para la región y el mundo', señaló Gul, mientras noticias procedentes de Siria indicaban que al menos 12 personas habían fallecido en el país durante la jornada de ayer como consecuencia de una represión que cada vez cuenta con menos apoyos internacionales.