Público
Público

Londres aprueba reforzar militarmente las Malvinas

En abril se celebrará el 30º aniversario de la guerra de Reino Unido con Argentina, que coincide con la escalada de tensión entre ambos países

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

A punto de cumplirse el 30 aniversario de la guerra de las Malvinas, en abril, la escalada de tensión entre Reino Unido y Argentina por la soberanía de las islas alcanza sus cotas más altas. Tras reunirse con el Consejo de Seguridad Nacional, el primer ministro, David Cameron, anunció ante el Parlamento la aprobación de planes de contingencia para incrementar rápidamente la presencia militar en el archipiélago a través de la isla atlántica de Ascensión.

La tensión por la dura retórica de Argentina en las últimas semanas, respaldada por el bloqueo a buques militares bajo pabellón británico por parte de los países del Mercosur (Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), han colmado la paciencia del premier, que ha acusado al Gobierno de Cristina Fernández de 'colonialista'.

Una empresa británica descubrió un gran yacimiento de petróleo en 2010

Según Cameron, 'el futuro de las islas Malvinas es una cuestión que atañe exclusivamente a sus habitantes. Mientras quieran ser parte de Reino Unido y británicos, deberían poder serlo', sin que los 'argentinos quieran de ellos algo más'. Un futuro, por otro lado, enturbiado desde que una compañía británica descubrió en 2010 un yacimiento de petróleo al norte de las islas.

Las palabras de Cameron no tardaron en ser contestadas por el ministro del Interior argentino, Florencio Randazzo que calificó los comentarios de 'absolutamente ofensivos, especialmente viniendo de Reino Unido', así como del presidente en funciones, mientras Cristina Fernández continúa convaleciente de su intervención quirúrgica, el vicepresidente Amado Boudou, que habló de 'comentario lamentable' y 'falacia histórica'.

El ministro de Asuntos Exteriores argentino, Héctor Timerman, ha sido, incluso, más incisivo al asegurar que 'ni los diarios ingleses apoyan a Cameron; hasta el más conservador, The Times, no le apoya', en referencia a un artículo del columnista Simon Winchester en el que sugería una entrega de la soberanía a Argentina similar a la de Hong Kong con China en 1997.

Por su parte, la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, se ha mantenido al margen, asegurando a través de un portavoz que se trata de 'una cuestión bilateral'.

A la tensión de las últimas semanas y la cercanía del aniversario de la guerra (abril-junio de 1982) que se llevó por delante la vida de 255 militares británicos y más de 650 argentinos, se suma la presencia a partir del mes que viene del príncipe Guillermo. El duque de Cambridge, segundo en la línea de sucesión a la Corona británica, estará destacado seis semanas durante sus maniobras militares como copiloto en un helicóptero de rescate. Este hecho ha sido considerado en Argentina como una auténtica provocación, aunque el palacio de Saint James asegure que se trata de una mera coincidencia.

En la actualidad, el Gobierno británico considera tener mejor protegido el archipiélago que cuando estalló la contienda: aún sin el escuadrón de Harriers, decisivo en 1982, el despliegue actual consta de cuatro aviones Typhoon en el portaviones Mount Pleasant, dotado de radar y artillería antiaérea, y una fragata o destructor que siempre patrulla la región. A ello habría que sumar el buque de investigación Protector en la Antártida y el Clyde, que protege la isla. Consultado por el resto de la dotación militar, el ministro de Defensa británico rehusó precisar si también se encuentran desplegados submarinos nucleares.